Tribuna

Chascarrillos Montoro

 05:00  

Juan de Dios Mellado Cuando habla Cristóbal Montoro sube el pescado; Mariano Rajoy, cuando habla, sube la prima de riesgo. Yo tengo una prima que cuando MR abre la boca se echa a temblar. Menos mal, dice mi prima, que MR abre poco la boca y cuando lo hace es para desdecirse hasta la saciedad, por ejemplo con los eurobonos. Los pidió Rubalcaba y MR lo puso a parir; ahora los implora a Merkel, la canciller alemana, del reino austrohúngaro y del reino de España. Merkel manda en España y a las puertas del rescate financiero ya tiene dictada la hoja de ruta para los españolitos. El llanto y crujir de dientes padecido hasta ahora parecerá una modesta lavativa cuando se atisba la purga con ricino.

Sube la prima de riesgo de forma desaforada, superando los 500 puntos y ahí tenemos a los ilustres peperos que, con caras armadas de cemento, siguen diciendo que Zapatero dejó el país hecho unos zorros. A lo mejor es verdad, pero no me resisto a tirar de hemeroteca siquiera sea para dejar en evidencia a González Pons, el llamado toro «Ratón», a las lobeznas en celo, Jimena de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría, y al sensato, tocado de sentido común Mariano Rajoy, que cuando la prima estaba en 311 echaron por sus lindas boquitas todas las pestes imaginables sobre Zapatero.

Peor fue lo de Cristóbal Montoro, el ínclito ciudadano andaluz, ministro de los desastres y los recortes (hachazos), cuando soñando ya con su cartera ministerial le dijo a la diputada canaria, Ana Oramas, la lapidaria frase: «Que caiga España que ya la levantaremos nosotros». Este es el ministro que nos quiere salvar y que cuando fue preguntado por estas palabras, sonriendo y con voz trémula y gangosa, no tuvo otra que decir que había sido un «chascarrillo». Este señor, este ministro no tiene ni puta idea de los millones de familias españolas que no llegan a finales de mes. Y para arreglar las cosas, ayer mismo el propio ministro que dice estar llamado a salvar a España suelta que ésta no tiene crédito en los mercados y, por tanto, hay que pedir ayuda. Un periódico francés titulaba De forma rotunda: SOS Espagne.

Se acercan grandes turbulencias y viendo a Rajoy acorralado por todos los frentes, dando la cara solo ante los suyos, con largos y estruendosos aplausos a lo bolchevique, bien vendría introducir unos gramos de sensatez en los dos partidos políticos mayoritarios y forzarles a que sean capaces de hacer un frente común ante Bruselas. No nos queda otra, y más ahora que MR parece acercarse a las tesis de Hollande, el presidente francés, cuando no hace poco estaba por las tesis del expresidente Sakorzy. Bien vale este baile de amores si con ello salimos de la tormenta que amenaza con hundirnos aún más.

No parece, sin embargo, que Mariano Rajoy y su «troika» más cercana estén por hacer un frente común con los socialistas ante Europa, cuando a diario el rodillo del PP («para eso ganamos») deja en evidencia quién manda en este país. De Dívar, ni hablar. Antes habría que pasar por mi cadáver (pensamiento de Gallardón). De consensuar el presente y futuro de TVE, ni hablar (antes pasar por mi cadáver, piensa Jimena de Cospedal). Y para qué hablar de recortes en sanidad y educación (por encima de nuestro cadáver, Soraya Saénz de Santamaría y Wert).
P.D. (1) Francisco de la Torre, al parecer alcalde fantasma de Málaga, tiene la suerte del maletilla cuando, un día sí y otro también, desde todas las instancias de la Junta le dan munición para seguir manteniendo la guerra abierta contra el Gobierno andaluz. Es lo que lo sostiene, porque nunca se fue tan ineficaz en la gestión municipal, con sonoros fracasos como Art Natura, las torres de Repsol, los cines Astoria, además de tener el galardón de que Málaga está entre las ciudades más sucias de España, y con menos espacios verdes (por favor, no contar las rotondas) y encima nos llena los parterres con hierba artificial.

(2) No nos merecemos un presidente del Tribunal Supremo y del Poder Judicial como el malagueño Carlos Dívar, que ejerce de malagueñismo en la doradas alcobas de hoteles en Puerto Banús, en restaurantes con tropecientas estrellas, y con vigilantes extremos para vigilar su exigente conciencia de cristiano de comunión diaria. Lo dicho, no nos lo merecemos y desde estas líneas lo propongo como pregonero de la Feria de Agosto o abanderado al Santuario de la Victoria. Nadie me hará caso.

  HEMEROTECA
  Las fotos 'raras y curiosas' del día

TEXTO

DESCRIPCION
 Ver galería »
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
laopiniondemalaga.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya