ÚLTIMA HORA
El Gobierno mantiene el nivel 4 de alerta y anuncia que la célula terrorista está desactivada
Tribuna

El euro le ganó la batalla al dracma

 02:05  

Joaquín Rábago Al final fue una batalla entre el euro y el dracma. Y pese a la irritación con la moneda común, compartida por tantos otros europeos, sobre todos los del sur, que han visto encarecerse con el euro hasta extremos casi insoportables el coste de la vida, pudo más el miedo a dar un salto en el vacío.

Los griegos votaron esta vez con la cabeza más que con el corazón y se impuso finalmente lo que en el fondo deseábamos la mayoría de los europeos, que no queríamos ver cumplida la profecía de aquella portada de una revista alemana que tanto enojó a los griegos: «Acrópolis adiós».

Otra cosa es que haya sido uno de los principales causantes de la desgracia griega, el líder del partido Nueva Democracia –¿y qué significan ya las palabras, sobre todo cuando califican a un partido?– el más votado por sus compatriotas y el que lidere, aunque con el apoyo de otros, el regreso del país al redil de Bruselas.

Explicaba en una entrevista el escritor griego Nikos Dimou sobre la mentalidad de sus compatriotas que los griegos habían sido siempre un pueblo inmaduro y que ya en la antigüedad los sabios egipcios los habían descrito como «niños», pero añadía que esa «inmadurez» encerraba una cierta «belleza».

Los griegos modernos son también un pueblo tremendamente vital, con una fuerte tendencia a la hipérbole, algo que una persona con la formación científica, racionalista y germano-oriental de la canciller Angela Merkel no podrá jamás entender ni, mucho menos, apreciar.

El griego, dejó escrito Dimou, en un libro publicado hace ya casi cuatro décadas bajo el título de Sobre la desgracia de ser griego, hace «todo lo que puede para agrandar el abismo existente entre sus deseos y la realidad». Un pueblo, pues, contradictorio, con graves problemas de identidad, que llegó mucho más tarde que otros europeos a la modernidad.

Un pueblo acostumbrado a sobrevivir en la difícil encrucijada de Oriente y Occidente, de la ortodoxia y la razón, con el que las frías, racionalistas y calculadoras Berlín y Bruselas tendrán en adelante que lidiar. ¡Suerte y al toro!

  HEMEROTECA
  Las fotos 'raras y curiosas' del día

TEXTO

DESCRIPCION
 Ver galería »
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad