En corto

El porquero tiene razón

12.12.2012 | 06:00

Berlusconi ha dicho en voz muy alta una gran verdad: que la prima de riesgo es una estafa. De Berlusconi lo detesto todo, pero una verdad es una verdad, la diga Agamenon o su porquero. Tras sus palabras la prima de riesgo ha subido, como diciendo «van a enterarse». La excelencia de una estafa consiste en que nadie vea sus tripas, y así no haya modo de perseguir al estafador. Todos somos los paganos de esa estafa, menos los que se lucran con ella, empezando por los grandes inversores que hacen caja gansa (¡y millones de pequeños, sin enterarse!) y siguiendo por países, como Alemania, que gracias a la desconfianza inducida hacia los otros –a la que no quieren poner fin– colocan su deuda a coste 0, o por debajo de cero, o sea, cobrando por endeudarse. La estafa seguirá hasta que alguien rompa esa baraja con las cartas marcadas, y sería terrible para todos que ese alguien fuera Berlusconi.

Opinión

JUAN GAITÁN

Silencio

Medimos la alegría en decibelios y siempre exageramos la alegría, pero cuando las cosas son...

 
 

MATÍAS VALLÉS

Varufakis la emprende contra Tsipras

El libro global del exministro griego desnuda a la troika financiera

 
 

LOLA CLAVERO

Por la cara

La fisonomía nos marca desde el nacimiento de un modo fatal; por la cara se nos juzga y...

 
 

PEDRO DE SILVA

Cirugía de momento virtual

Interesante, el legrado propuesto en Sabadell para limpiar de españolismo las calles, empezando...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

¿Por qué no se persigue en tierra a los traficantes?

Por qué no se persigue en tierra a los traficantes y se espera a que...

 
 

Cartas al director

'Un barbero frustrado', por Bartolomé FloridoHace 55 años, cuando emigré a...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine