Tribuna

La rebelión

Rajoy está escondido en la mediocridad de sus ministros, mantiene su cara de permanente asombro, mira sin mirar y espera a que escampe la tormenta. Así lleva todo un año

 01:40  

Juan de Dios Mellado L­­­os negocios de la banca siguen sin que nadie en el Gobierno se altere. Guindos y Montoro hacen de bomberos y así nos va. Llega el dinero de Europa y trabajadores a la puta calle, mientras hay directivos que engordaron su riñonera a la luz de Valencia, y nunca mejor dicho por aquello de las cajas y la banca valenciana, manifiesto ejemplo de cómo se puede gestionar al servicio de unos pocos lo que es el dinero de todos. Cabreo supremo de los españoles que ven llegar treinta y nueve mil millones de euros de Europa, que terminaremos por pagar los españoles, para tapar las indecencias de quienes gestionaron estas entidades. ¿Dónde están los que hundieron Caja Madrid? Riéndose a mandíbula batiente.

Esperanza Aguirre, con su estratégica dimisión, fue la principal muñidora que tuvo Caja Madrid y su hombre de confianza, Miguel Blesa, especialista en engordar la burbuja inmobiliaria y dar créditos sin garantías (Díaz Ferrán, entre otros), abonar cantidades no controladas a fundaciones para campañas electorales o hacer compras por encima de mercado (Estados Unidos? ¿Tendrán alguna responsabilidad, al menos política? ¿Dónde están los directivos de cajas y bancos gallegos y valencianos que sangraron las arcas de estas entidades? Tengo un amigo que por deber a Hacienda 3.800 euros está a punto de psiquiátrico, si no termina con todo embargado, que será lo seguro. Y a todo esto, el ministro Guindos riéndose como un descosido. ¿Está España y los españoles para bromas y risotadas?

Un Gobierno que, salvo la Iglesia (los obispos) y la banca, tiene a todo el país enfrente tiene dos opciones: Cambiar de política o convocar elecciones. Nada de ello hará. La prepotencia que demuestra a diario gracias a su mayoría absoluta es su fuerza, y a ello se acoge para diseñar estrategias que nos llevan a una recesión económica con posibilidad de llegar a medio plazo a superar los seis de millones de parados. Los recortes para terminar no cumpliendo el déficit impuesto por Bruselas nos está llevando a desmontar ya no el estado del bienestar sino a dejar en cueros lo único que puede salvar a este país, la educación, la formación y la investigación.

¿Cómo es posible que este Gobierno esté enfrentado a toda la Universidad con los rectores liderando la rebelión ante los feroces recortes que reducirán a cenizas la única opción que tenemos para salir del agujero, como es la sociedad del conocimiento, la formación y la investigación? Cuando la rectora de Málaga, Adelaida de la Calle, leía el duro y clarividente comunicado, tenía sobre mi mesa el folleto de los 20 años del Parque Tecnológico de Málaga (PTA) y me hacía la siguiente pregunta: ¿Qué hubiera sido de Málaga sin el PTA? Respondan ustedes.
Y si la Universidad está abierta en canal, ¿qué podemos decir de la Justicia, con mayúsculas? A Rajoy no le parece importarle que su ministro Gallardón haya incendiado la justicia con medidas que han merecido el rechazo generalizado de jueces, fiscales, abogados y funcionarios. Gallardón, habilidoso en el uso de la gasolina para apagar el fuego, se sacó de la chistera que la rebelión de la magistratura se debe a motivos espurios, o sea bastardos; vamos, que les toca la cartera. Gallardón está consiguiendo lo impensable: que un poder independiente como es la Justicia, por naturaleza conservador, se rebele contra la derecha más derecha representada por él. Gallardón en pura esencia.

¿Y la sanidad y los sanitarios? Lo que está pasando en Madrid es un reguero de pólvora que se extiende por toda España. El sobrevenido presidente de la Comunidad madrileña, Ignacio González, que sigue sin explicar lo del ático de Marbella, viene utilizando similares argumentos a los que ha sacado Gallardón. La sanidad pública que dijeron defender en programa se está yendo al garete. ¿Dónde está la ministra Mato?
Otro habitual incendiario del Gobierno es el ministro Wert, el «toro bravo» como el mismo se calificó, tiene las bendiciones de la Iglesia y eso parece ser suficiente. Lo demás, le trae al pairo. Werth está en chiqueros y no se sabe cual será su futura lidia. A otros niveles, Fátima Báñez, la ministra creíble que ya tiene anunciado que no bajarán las pensiones el próximo año. Atentos, pues.

Pero no hay que engañarse, Rajoy asiste con sonrisa sibilina, a las maniobras de sus ministros. Dicho de otra manera: que los españoles se olviden de lo que importa, que estamos ya inmersos en el rescate. Rajoy está escondido en la mediocridad de sus ministros, mantiene su cara de permanente asombro, mira sin mirar y espera a que escampe la tormenta. Así lleva todo un año y lo que rondaré morena.

P.D.- (1) De mayor quiero ser como Santiago Calatrava, cobrar por poner una firma en proyectos sin ejecutar y llevarme el dinero a Suiza. ¿Qué visión tuvo quien le puso como referente de la marca española en el mundo?

(2) Cuando hace 20 años abrió sus puertas el PTA un ingeniero de nombre Felipe Romera sentaba las bases para un futuro mejor en Málaga. Alguien se ha detenido a pensar qué hubiera sido de Málaga sin el PTA. Felipe Romera, siempre en silencio, sin levantar la voz, con sensatez y serenidad, ha conseguido que el parque tecnológico sea un referente en todo el mundo.

Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine