Cartas al director

 05:00  

Se equivocaron los mayas
Transcurrió el día 21 de diciembre y no hubo nada. Algunos, los más melindrosos respiraron tranquilos: ni asomo de cataclismos horripilantes. No le salieron las cuentas a los pueblos prehispánicos. El calendario, sistema de medida del tiempo maya labrado en la gran Piedra del Sol, en el antiquísimo territorio azteca, mucho más preciso que el que hoy utilizamos,  capaz de escudriñar los fenómenos celestes que se le escapaban al común de los mortales (año solar) y que podía predecir catástrofes naturales, esta vez falló. Bien mirado, sin embargo, no estamos muy seguros que el calendario maya y su anuncio de hecatombe no  estuviesen muy alejados de la realidad. No saltó el mundo hecho añicos, bien es cierto;  pero lo cierto es que la  Tierra, en su deambular por los espacios siderales, si no estalló en millones de pedazos, tampoco se puede decir que otro tipo de eclosión no la haya dislocado. Matanza indiscriminada en EE.UU, fruto de una mente desquiciada, a su vez a resultas de un  mundo que está muy lejos de estar cuerdo;  desprecio de los derechos humanos aquí y acullá;  hambre generalizada y desprecio a los de más débiles; contaminación creciente del planeta en aras de un desarrollo desenfrenado que antepone las ganancias económicas al bienestar ciudadano, corruptelas políticas sin cuentos; anulación de los menos favorecidos por la fortuna que claman inútilmente por las injusticias a las que se les someten; discriminación radical por la raza o el color...  Si el fin del mundo no se ha producido, no es menos cierto que se está astillando por los cuatro costados.
José Becerra
Málaga

Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine