VOTE ESTA NOTICIA
Punto final

Florentino Pérez es mi hombre

06.06.2013 | 05:00

Pues a ver si va a resultar que de nada aprovechan los estudios de Historia o Sociología y sólo con saber qué técnicos entrenaron al Real Madrid bajo la presidencia de Florentino Pérez ya puede uno formarse una idea cabal de lo que España fue en estos últimos diez años. Florentino Pérez o el hombre medida de su tiempo. Vayámonos a junio de 2003.

Vicente del Bosque gana la Liga con los merengues. Pero España es ya un país moderno, posmoderno y hasta megamoderno. Los films (o como se llame ese costumbrismo barato) de Pedro Almodóvar triunfan doquiera que van con un glamour que lo flipas; «El Bulli» es la pera de la cocina minimalista (o como se llamen esas cositas que decoran los platos); Santiago Calatrava inaugura sus edificios (o como se llamen esos cachondeos) con los fotógrafos de The New York Times atentos a la jugada. Entonces: ¿cómo demonios va a ir el Real con los tiempos que corren manteniendo de entrenador a un tipo con mostachón de guardia civil, calvo y de Salamanca? Nada, nada, tráiganme otro, ordena Florentino: «más tecnificado», llegó a decir. Y se lo trajeron.

Le trajeron a un figurín, Queiroz, el hombre que mejor lució nunca el nudo de la corbata en un banquillo. En el Manchester United, se partían de la risa cuando supieron que su segundo entrenador se iba al Madrid como primero. Pero Florentino conocía el signo de los tiempos: había que contar con un míster cuya imagen cuadrara muy bien ante un hojaldre caramelizado, una visera arquitectónica acaso móvil o un plano secuencia del manchego internacional. Cuadraba tanto que se olvidó de ganar títulos y hubo que echarlo, vaya por Dios, con lo elegante que vestía. De modo que, para poner orden, como se hace en España en estos casos, la empresa florentiniana contrató a un capataz: Camacho, vuelve el hombre. Pero fue un visto y no visto, pues dio en pedir cojones y criadillas varias a sus jugadores galácticos, señoritos, finísimos y millonarios, mientras que los tales le prestaban oídos de mercader. ¿Qué se necesita en tiempos de tribulación? Un hombre de perfil bajo, un funcionario del banquillo, otro señor con bigote durante el tránsito a un discurso nuevo y poderoso; es decir, García Remón.

El buscado relato triunfal vendría de Brasil. Allí, en el Santos, un entrenador de nombre cosmopolita (Luxemburgo) buscaba el «cuadrado mágico». Debe de andar buscándolo aún, porque la cosa fue tan mal que hubo que recurrir al más allá, a la religión como consuelo cuando no queda otra, al muy devoto López Caro, quiero decir. O sea, en la España precrisis, se echa al bueno, se trae al pintón, al duro luego, al gris más tarde, al ocurrente después y, al fin, al rezador. El mismo criterio de tantas empresas y de los perros: busca, busca, busca?

Pérez volvió al cabo de unos años, 2009, y trajo serenidad cuando España comenzaba a entrar en crisis. Trajo a un tipo serio, alto y garboso; sobrio y elegante (como la prosa de los clásicos): Pellegrini, el caballero que mejor se abrochó nunca el botón de respeto de la chaqueta al levantarse del banquillo para dar órdenes desde la banda. Pero el Madrid no ganaba y el país caminaba hacia el desquiciamiento. Florentino tocó la tecla precisa, la que lo hizo conectar con el estado de sus conciudadanos: crispados, enfadados con el mundo, maleducados, encizañándose unos a otros, faltándose al respeto, agriados y resentidos. O sea, Mourinho. ¿Alguien se extraña de que Florentino (mi hombre porque es de nuestro tiempo, sin criterio) acuda a Ancelotti para tener a mano la suavidad cuando salgamos de la crisis, o a Heynckes para cuando haya trabajo y haya que poner a la gente a trabajar?

Opinión

Cuánto duraba un beso a los 15 años

Hay unos 300 chavales de esa edad en la sala grande de los cines El...

 
 

LUIS RUIZ PADRÓN

Neolengua

Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? ¿Por qué llaman rehabilitación a lo que es un...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Marbella y la librería Mata

Sus fondos eran perfectos y tenían la capacidad de conseguir rápidamente cualquier libro que el...

 
 

MIGUEL A. SANTOS GUERRA

Buen profesional, profesional bueno

¿Qué profesionales entrega la institución universitaria a la...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El PSOE los envía a la cárcel

Baja levemente la tensión en Cataluña, y de inmediato se recrudece un...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

El arte como trofeo

¿Quién puede presumir de tener en el salón de su casa nada menos que un cuadro salido de la...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine