En corto

Despertares

09.06.2013 | 05:00

Tropiezo en la corte a un viejo amigo, independentista catalán de toda la vida, al que veo bajo y melancólico. Esto me extraña, dado el momento alto que vive allí el nacionalismo radical. Después de varias cervezas empieza a confesarse: el nacionalismo, dice, es como cualquier tipo de iluminación (drogas, sexo, riesgo), cuando llegas a la cumbre y descubres que ya no puedes seguir subiendo tienes la sensación de haber pegado contra el cristal de la pecera y empiezas a desinflar. Pero hombre, le digo, aun queda carrera, os falta mucho para la independencia. Sí, responde, pero ya ves la meta, y sabes que después del minuto de gloria en el podio se acabó todo. Bueno, le digo, tendrías la independencia, ¿no?. Mi amigo suspira, se deprime todavía más y dice: en España nunca habéis entendido que ser nacionalista es luchar por un sueño que parece imposible. Si lo tienes, despiertas y ¡plafff!

Opinión

Diccionarios

Elector: el que goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros

 
 

JUAN GAITÁN

Agua de otoño

Se acerca el invierno y seguimos anticiclónicos y secos. El otoño se nos acaba, pero antes de...

 
 

JUANA FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ*

Consumir o morir

En nuestra sociedad, los residuos crecen y crecen a pasos agigantados. Al mismo tiempo, se...

 
 

PEDRO DE SILVA

Respirar

Hay artículos de lujo y artículos de primera necesidad. Parece fácil distinguirlos, pero no lo...

 
 

LOLA CLAVERO

Por el honor de una mujer

Ser mujer se ha vuelto a poner difícil en estos tiempos, pero la dificultad nos estimula....

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

¡Atención!

¡Qué rara, la afirmación de Oriol Junqueras según la cual su condición de creyente resulta...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine