Vuelva usted mañana

Periodismo frente a ciudadanos y políticos

09.06.2013 | 05:00

Los periodistas estamos más pendientes de la política de la política –o sea, de la politiquilla– que de la política de las cosas. Le dedicamos más espacio, más tiempo, más dedicación a lo que dicen los políticos que a lo que hacen. O a lo que no hacen. En el periodismo, el axioma más demostrado es que a la gente le interesa la gente. Pero en este caso concreto el político no debiera ser considerado como persona de máximo interés social cuando, en realidad, el verdadero interés está en los millones de ciudadanos que pagan con sangre, sudor y lágrimas los despropósitos de dirigentes y mandatarios.

Las noticias tristes del aumento considerable de comedores sociales, la subida impía de precios de los medicamentos de la seguridad social, los «pensionazos» que meten el susto en el cuerpo a los mayores, siempre los más perjudicados; el desprecio económico a las personas discapacitadas y con dependencia, la indescriptible insensibilidad de todos los miembros del gobierno, que no se andan con chiquitas a la hora de trasladar a las mujeres españolas a la Edad Media, impidiéndoles los derechos que existen sobre el aborto desde hace tanto tiempo en Europa; su deseo de que no avance el interés de la ciudadanía en cuanto a acabar con ese negocio desvergonzado y seguramente delictivo, de los bancos, basado en el abuso de los desahucios; los intentos desaforados de privatizaciones que empiezan a arrasar en hospitales y otras «grandes» empresas; y, en fin, la cadena interminable de ataques a la yugular a eso que llamábamos bienestar social, a la sanidad, a la educación, a las pensiones, los tres puntos esenciales en los que fundamentó el partido en el poder su gran promesa electoral, promesa incumplida sistemáticamente después de fraguado el gran engaño; esa barbaridad de atropellos a la ciudadanía, debería constituir la diana sobre la que se dispararan todas las críticas. Y no sobre los políticos, que no tendrían que interesarnos, salvo para sustituirlos.

«¡No se tocarán las pensiones, no se tocará la sanidad, no se tocará la educación. No se tocarán los derechos sociales!» Son frases que están ahí, flotando en un mar de mentiras, y sobre las que nuestros gobernantes quieren echar un barniz que las elimine de nuestra memoria. El procedimiento es neutralizar una mentira con otra del mismo calibre o mayor.

Esas frases rotundas no las pronunciaban personajes de segundo nivel. Era el mensaje contundente del candidato a presidente y el de todo su equipo. La política de tierra quemada afectó también a las empresas periodísticas. La Prensa, que hasta entonces había detentado esa influencia crítica tan destacada que fue considerada como el cuarto poder, quedó relegada a un poder menor, más o menos condicionado, de dos grandes diarios nacionales. Pero una cosa es el interés de unos empresarios politizados, y otra bien distinta el sentir de los buenos periodistas, que se ven obligados, a elevar las quejas a través de las redes, los foros y los blogs.

Y no nos damos cuenta de que, entre los colectivos más castigados por la crisis impuesta por los alemanes y sus delegados en España, está nuestro gremio, en consecuencia de lo cual deberíamos centrarnos un poco más en el daño que hace esta gente a los ciudadanos que en la forma en que lo hacen. Apuntemos a la Luna, pero no miremos el dedo.

*Rafael de Loma es periodista y escritor
www.rafaeldeloma.com / @rafaeldeloma

Opinión

JUAN DE DIOS CRESPO

Sudar la camiseta

Eso es lo que se dice cuando se entra en un campo de fútbol, es lo que el entrenador, el...

 
 

ALBERT CANO

Por dentro y por fuera

Cómo lo venUna May cada vez más débil y un año de...

 
 

La pesadilla de las naciones

El otro día Pablo Iglesias hizo una disquisición sobre las naciones...

 
 

SUSU

Perdidos en la lluvia

Él caminaba bajo la lluvia. Con paso firme y rápido iba sorteando los pequeños charcos de entre...

 
 

Cartas al director

Criminales buenos y criminales malosUn preso político es aquella persona que ha sido...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

La rubia del descapotable

Con alias de detective de cine y perfil hitchcock armado de pipa, rastreó los...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine