En corto

Imposible

10.06.2013 | 05:00

Escucho el extraño piano de John Cage, reconvertido (como él decía) en instrumento de percusión. La sutileza de los sonidos ralos e inarmónicos que acertó a extraer, pinzando las cuerdas. Detrás de esa sinfonía está el ruido de coches que sube de la calle y entra a través de la ventana entreabierta, compitiendo con el ronroneo de la lavadora, que viene desde la cocina. En el punto de encuentro de estas dos mareas se forma una suerte de barra, como la que separa las aguas de un estuario y las de la mar abierta, acumulando allí los desperdicios. Más atrás de estos ruidos está el de la barba de la cara (aún sin afeitar), al pasar la mano por ella y resonar en el cráneo. Más al fondo todavía está el levísimo zumbido de los oídos, reocupando el espacio del silencio, y el de los mecanismos interiores del cuerpo. En cuanto al silencio, debe estar más atrás aún, pero no llego a él.

Opinión

La pesadilla de las naciones

El otro día Pablo Iglesias hizo una disquisición sobre las naciones...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

La rubia del descapotable

Con alias de detective de cine y perfil hitchcock armado de pipa, rastreó los...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El Madrid por goleada

En el fútbol y en la política, vales tanto como tu último resultado. La brusca transformación...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

El ascensor

Hay gente que vive en los pisos altos de los rascacielos porque allí no llegan los mosquitos....

 
 

MANUEL CAMPO VIDAL

Campaña de sustos y sorpresas garantizada

Imposible una campaña electoral normal en Cataluña...

 
 

TINO PERTIERRA

Facebook y Apple atraviesan la muralla china

Mark Zuckerberg, mandamás de Facebook, y Tim Cook, comandante...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine