En corto

Fast revolution

22.06.2013 | 05:00

Antes una revolución era como un movimiento tectónico: las tensiones se iban acumulando hasta que se daban las condiciones objetivas para la ruptura. Las subjetivas requerían un buen libreto ideológico, una vanguardia organizada, la estrecha conexión con las masas, una estrategia y una táctica. El proceso llevaba años, a veces décadas, hasta que las masas tomaban conciencia. Hoy una revolución se monta en cuatro días y con tres cosas: una causa, las redes y una plaza. Puede prender o no, pero eso pasaba también antes. En cuanto a la causa no hace falta que sea tremenda, ni aspire a un cambio de la situación, ni mucho menos del sistema, basta que enganche con un público aquí y ahora. Desde que las revoluciones no tienen libreto, ni tampoco soplan los vientos de la historia (que antes servían para saber al menos la dirección del aire), uno no sabe siquiera si está a favor o en contra.

Opinión

CIPRIANO TORRES

La pregunta del millón

La inquietud, la zozobra y hasta la lástima se apoderan de este observador de la tele y...

 
 

La pesadilla de las naciones

El otro día Pablo Iglesias hizo una disquisición sobre las naciones...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

La rubia del descapotable

Con alias de detective de cine y perfil hitchcock armado de pipa, rastreó los...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El Madrid por goleada

En el fútbol y en la política, vales tanto como tu último resultado. La brusca transformación...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

El ascensor

Hay gente que vive en los pisos altos de los rascacielos porque allí no llegan los mosquitos....

 
 

MANUEL CAMPO VIDAL

Campaña de sustos y sorpresas garantizada

Imposible una campaña electoral normal en Cataluña...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine