En corto

Conciertos

29.06.2013 | 01:09

La música, como punto de encuentro, como mancha de calor. 30.000 personas no olvidarán ya nunca su inmersión colectiva en su propia y mejor dimensión humana durante el concierto de Bruce Springsteen, en Gijón. Pensaba en ello camino del trabajo, cuando veo, sentado en la acera, a un enjuto y atezado rumano, que podría tener la edad de Bruce y toca una flauta. Una madre tirando de su hijo pasa ante él, sin mirarle, pero el niño se ha quedado prendido en la melodía, y mira alegre atrás, una y otra vez, entre los tironeos de mamá. Al músico, vuelto hacia el niño, le ríen los ojos, mientras mueve la flauta y eleva el tono de la melodía para que el niño no se suelte del hilo. Nada hace más feliz a un músico que la vibración del cable que ha logrado tender con su público, un canal con corriente de ida y vuelta. A Bruce se le veía henchido y pletórico ante su público, al rumano también.

Opinión

Diccionarios

Elector: el que goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros

 
 

JUAN GAITÁN

Agua de otoño

Se acerca el invierno y seguimos anticiclónicos y secos. El otoño se nos acaba, pero antes de...

 
 

JUANA FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ*

Consumir o morir

En nuestra sociedad, los residuos crecen y crecen a pasos agigantados. Al mismo tiempo, se...

 
 

PEDRO DE SILVA

Respirar

Hay artículos de lujo y artículos de primera necesidad. Parece fácil distinguirlos, pero no lo...

 
 

LOLA CLAVERO

Por el honor de una mujer

Ser mujer se ha vuelto a poner difícil en estos tiempos, pero la dificultad nos estimula....

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

¡Atención!

¡Qué rara, la afirmación de Oriol Junqueras según la cual su condición de creyente resulta...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine