En corto

El submarino, como síntoma

01.07.2013 | 05:00

A perro flaco todo son pulgas, y a economía náufraga submarino hundido. Sin embargo el problema del perro flaco no es su falta de carne, sino el desánimo, que atrae parásitos a un cuerpo sin energía ni para rascarse. Lo del submarino «Isaac Peral» le podría haber pasado a cualquier país que tomara riesgos de innovación, porque innovar es arriesgar. Lo que nos hunde es la eterna monserga, ante cualquier fracaso, de que aquí impera la chapuza, somos un desastre y esto no tiene arreglo. Eso no es verdad, pero los efectos son iguales a que si lo fuera.
Seguramente el asunto del submarino se arreglará, pero el daño ya está hecho. No pido, claro, que se tapen los fallos, sino que se vean como episodios de todo aprendizaje. Otra cosa es que se mande a los responsables a picar piedra, que también es formativo. Aquí los responsables librarán, pero todos nos hundiremos con el dichoso submarino.

Opinión

Morir de éxito

Lo dijo un ingeniero en una reciente rueda de prensa y yo lo suscribo: en las altas esferas de...

 
 

PEDRO DE SILVA

Una de miedo, para empezar la semana

¿Será posible que (como he leído) el pueblecito inglés en que Isabel...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Nuevo arte malagueño

El devenir de las autonomías está desembocando en una parcelación de todas las actividades, con...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

La calle de las bragas

Pues eso. Que así, de repente, sin saber muy bien cómo se inició esta...

 
 

DANIEL CAPÓ

Las 95 tesis

El pasado 31 de octubre se cumplieron cinco siglos de un acontecimiento que cambió el...

 
 

ALBERT CANO

Crecimiento sin mejora

Desde que «hemos salido» de la crisis, una pregunta obsesiona a los analistas...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine