Porque hoy es sábado

Hispanidad semanal

12.10.2013 | 02:19

Lunes. Demasiados niños asesinados. Se cumplían dos años de la desaparición de Ruth y José, esos chiquillos de sonrisa congelada en el instante de la fotografía que hemos visto hasta la extenuación. Volvíamos a verlos en los informativos junto al rostro ido y frío de su padre, un tipo tan poca cosa como perturbador e insondable. Málaga aún tenía en la retina la manifestación de vecinos del barrio La Luz arropando a los familiares del pequeño Aarón, asesinado junto a su madre, Estefanía, presuntamente por su padre, recostado junto a ellos ya cadáveres cuando el abuelo les encontró. Una cima del horror.

Herido lunes

A otra de esas cimas han vuelto los pobres padres de Marta del Castillo, esta semana mendigando los restos de su hija, buscados en otra finca sevillana de nuevo infructuosamente. Horror que suman sin descanso al de soportar que su asesino confeso, aparentemente impávido, se mantiene a la espera de consolidar beneficios penitenciarios, sin gritar de una vez qué hizo con el cadáver. También otro rostro de niña, el de Asunta, encontrada muerta en el pueblo gallego de Teo, sigue revoloteando por las televisiones, más o menos manoseado según el programa. Demasiados niños muertos. Tratados como monedas de cambio para provocar dolor, o sencillamente como seres pequeños de usar y tirar. Hay monstruos aterradores que viven dentro de las personas. Hay que evitar alimentarlos. Castigar al monstruo vale, pero ya es tarde. Impedir que se desarrolle y crezca puede evitar que mate. Quizá la educación inyectada a diario, desde pequeñitos, debilite al bicho…

Y a pesar de tanto sufrimiento llegó el martes.

Martes Mártir

El Supremo sentenciaba que Martín Serón era un político corrupto. El fallo confirma la pena del juzgado ordinario, 200.000 euros de multa –una cantidad que para el común de los mortales es descomunal–, y le inhabilita durante un año. Por tanto el exalcalde de Alhaurín el Grande no ha dejado la alcaldía, ha sido la alcaldía la que le ha dejado a él, por orden judicial. Y dentro de un año, si quiere volver a ser alcalde, y si volviese a ser admitido en el PP, por mucha «puerta abierta» que le haya dejado el presidente del PP malagueño, habrá de seguir el procedimiento legal y en un pleno extraordinario la corporación del Ayuntamiento de Alhaurín tendrá que votarle, o no, como diría Rajoy, por mayoría. El tango dice que 20 años no es nada, pero aquí un año siguen siendo doce largos meses en los que cada día pasan muchas cosas. Hasta en el País de las maravillas le pregunta Alicia al conejo:

-Cuánto tiempo es para siempre.

Y el conejo le responde:

-A veces sólo un segundo…

Sube el miércoles

Miércoles. El Ibex subía hasta rozar los 9.500 puntos. La prima de riesgo, ese peligroso familiar del que ya apenas hablamos desde hace meses, seguía en el deseado umbral de los 250 puntos básicos. El final de la recesión en España ya lo aplauden desde el FMI hasta el ministro De Guindos. Aunque el ministro de Economía no anda tan desaforado como el de Hacienda en su optimismo. Montoro llegó a contradecir al INE y a la agencia tributaria y a los propios empresarios insistiendo en el Congreso en que no han bajado los salarios en España. Hasta la Universidad Autónoma de Madrid ha publicado que «los salarios bajaron un 0,6% en el segundo trimestre del año, sólo por debajo del retroceso en Chipre y Grecia». «Mentir en el Congreso se llama eso», podría ser un triste estribillo. Lo que verdaderamente reflejan estos «rebrotes» es que los ricos lo son cada vez más, el dinero se concentra, y el paro, aunque menos, seguirá subiendo todavía.

Jueves estrellado

Con esa certeza nos fuimos a la cama el miércoles, oyendo en la radio que la nueva estrella política –parafraseando lo que Juan Alberto Belloch dijo de Susana Díaz: «Ha nacido una estrella»–, se encontraría al día siguiente con Rajoy para pedirle un pacto contra la corrupción. Un pacto que Rubalcaba no le ha querido pedir. En la radio seguían hablando de eso cuando ya era jueves, el día que se aprobaría la LOMCE, la 7ª ley educativa de la democracia, sólo con los votos del PP y con la advertencia de Rubalcaba al ministro Wert de que no llegará a aplicarse. La sonrisa difícil del ministro de Educación dio paso al mediodía a la fácil sonrisa de Alice Munro, la cuentista canadiense nueva Premio Nobel de Literatura. «Demasiada felicidad», el título de uno de sus libros, parecía salir de su boca cuando las cámaras la enfocaban…

Alaya es viernes

Pero el propio viernes se despertó temprano, casi en jueves, por los gritos en la calle contra la juez Alaya de un grupo de sindicalistas, apostados hasta la madrugada en los juzgados de Sevilla. No está bien que los sindicatos sean los que dificulten el trabajo de nadie. El trabajo es sagrado y, tal como está el patio, a los jueces hay que dejarles trabajar. Y cuando más cuidadosos hay que ser es cuando pueden afectarnos sus sentencias. Nos jugamos la democracia en ello…Porque hoy es sábado.

Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine