En corto

Obra mayor

08.01.2014 | 05:00

Atendiendo al apasionado consejo de un amigo veo La gran belleza, del italiano Paolo Sorrentino, y al encenderse las luces me declaro estupefacto. Demasiado talento, demasiada belleza, demasiado humor del bueno, como para salir indemne. Me aleja sólo, un poco, la apelación a la esperanza individual, y hasta al milagro, a los que los hijos del nihilismo y la quimera social nunca nos acomodaremos. ¿Cabría poner esta película al lado de El discreto encanto de la burguesía, de Buñuel, para contrastarlas, y medir la verdad de una y otra en su crítica inclemente de la mundaneidad?, ¿o es preferible tender un puente entre ambas, al menos para entender dos tiempos de la historia reciente (que a algunos nos ha tocado vivir 40 años por medio), el primero reinado por la confianza social en que todo se vendría abajo, y el segundo, a ratos, por la ilusión del vuelo del espíritu, a falta de otro?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Cuánto duraba un beso a los 15 años

Hay unos 300 chavales de esa edad en la sala grande de los cines El...

 
 

LUIS RUIZ PADRÓN

Neolengua

Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? ¿Por qué llaman rehabilitación a lo que es un...

 
 

RAFAEL DE LA FUENTE

Marbella y la librería Mata

Sus fondos eran perfectos y tenían la capacidad de conseguir rápidamente cualquier libro que el...

 
 

MIGUEL A. SANTOS GUERRA

Buen profesional, profesional bueno

¿Qué profesionales entrega la institución universitaria a la...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El PSOE los envía a la cárcel

Baja levemente la tensión en Cataluña, y de inmediato se recrudece un...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

El arte como trofeo

¿Quién puede presumir de tener en el salón de su casa nada menos que un cuadro salido de la...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine