La mirilla

Miguel Roca acierta con el periodismo

10.01.2014 | 00:30

Miguel Roca Junyent tiene cabeza. Hay que poseer mucha solvencia intelectual para que te encarguen librar a una infanta del soponcio de vivir a todo trapo con dinero ilícito –o sea, salvar la monarquía– siendo nacionalista, catalán, poco entusiasta de lo español y casi republicano. El pasado martes Roca escribía: «La noticia está desapareciendo en beneficio de la opinión más subjetiva. La moda ha llegado al mundo de las noticias; unas están de moda y otras no. Ahora necesitamos estar muy bien informados. Nos hace falta conocer para decidir, para debatir, para defender la propia opinión. La información puede tener color; la libertad lo hace posible. Pero nunca el color puede llegar a desteñir la noticia». Habrá otros motivos para discrepar de Roca pero en esto acierta: una gran defensa del buen periodismo.

La información veraz es límpida y esclarecedora. Los comentarios, banales e intoxicadores. Cuando el periodista pontifica y no narra, deforma y no informa. Cuando corta y pega feliz comunicados –antes por fax ahora tuiteados, qué modernidad– en vez de indagar, hace publicidad, nunca periodismo. Cuando el periodismo de rebaño convierte al informador en dichoso dando vueltas a las noticias de otros –periodismo peonza– o las conferencias de prensa –periodismo pastoril–, triunfan el aburrimiento y la mediocridad. Pierde el talento, siempre arriesgado. El seguidismo transforma en soporífera y burocrática una de las profesiones más bellas del mundo. Cuando el reportero novela y no vela por los clavos del oficio, acomodándose a las comparecencias sin preguntas, las entrevistas melifluas y las respuestas enlatadas, tiembla la carpintería. Por eso entre tanto despiste y griterío centrémonos en las certezas: los periodistas excelentes son más necesarios que nunca. Especialistas capaces, parafraseando a Bernard Shaw, de distinguir un accidente de bicicleta del hundimiento de una civilización, contarlo y situarlo en su justo término. Así están los tiempos.

El periodismo consiste, como enunciaba en 1852 The Times en uno de sus editoriales, en obtener «una inteligencia pronta y correcta de los hechos de actualidad e, instantáneamente, revelarlos para hacerlos patrimonio de la nación». Bucear en internet picando de cualquier parte y seguir las redes sociales no supone estar informado, igual que saciarse con un pincho no es comer aunque mitigue el hambre.
Afortunadamente quedan lectores valiosos como Roca dispuestos a recordárnoslo.

Opinión

ROBERTO MORALES

Las claves del derbi

El Real Madrid, tras el empate del Wanda Metropolitano, complica aún más las...

 
 

PEDRO DE SILVA

Una de miedo, para empezar la semana

¿Será posible que (como he leído) el pueblecito inglés en que Isabel...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Nuevo arte malagueño

El devenir de las autonomías está desembocando en una parcelación de todas las actividades, con...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

La calle de las bragas

Pues eso. Que así, de repente, sin saber muy bien cómo se inició esta...

 
 

Morir de éxito

Lo dijo un ingeniero en una reciente rueda de prensa y yo lo suscribo: en las altas esferas de...

 
 

ÁNXEL VENCE

¡Qué vuelven los rusos!

Los rusos, que están en todas partes como el demonio, han alistado un ejército invisible de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine