En corto

El paseíllo

16.01.2014 | 05:00

El «paseíllo» ha existido siempre, y no me refiero a los tiempos recientes. El público que jaleaba los castigos en la plaza pública, con mujerucas haciendo calceta en la primera fila, es un antecedente remoto. El paseíllo, así entendido, es una forma de participación popular en el castigo. El problema estriba en que hoy las personas que hacen el paseíllo no son los condenados, sino meros imputados, y a veces simples testigos a los que se cita como tales por si acaso, en garantía de sus derechos. Este paseíllo, con las barreras para el público a los lados, se parece más bien a un encierro sanferminero, en el que los mozos hostigan al astado, pero sin riesgo de cornada. Como nunca lo he visto saludable para la buena educación de la gente sobre el funcionamiento de la justicia, tampoco puedo verlo ahora, aunque se trate de una infanta que debió haber sido llamada a declarar hace mucho.

Opinión

Morir de éxito

Lo dijo un ingeniero en una reciente rueda de prensa y yo lo suscribo: en las altas esferas de...

 
 

PEDRO DE SILVA

Una de miedo, para empezar la semana

¿Será posible que (como he leído) el pueblecito inglés en que Isabel...

 
 

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ VERA

Nuevo arte malagueño

El devenir de las autonomías está desembocando en una parcelación de todas las actividades, con...

 
 

PEDRO J. MARÍN GALIANO

La calle de las bragas

Pues eso. Que así, de repente, sin saber muy bien cómo se inició esta...

 
 

DANIEL CAPÓ

Las 95 tesis

El pasado 31 de octubre se cumplieron cinco siglos de un acontecimiento que cambió el...

 
 

ALBERT CANO

Crecimiento sin mejora

Desde que «hemos salido» de la crisis, una pregunta obsesiona a los analistas...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine