Barra libre

España, retratada en una rampa

19.01.2014 | 05:00

Los redentores, los radicales, los agitadores y los charlatanes quieren confundir a la ciudadanía en asuntos de corrala. Al parecer, lo importante no es lo que tenga que decir una Infanta de España sobre los supuestos delitos de los que se acusa a su marido sino verla completar la cuesta de la vergüenza de Palma de Mallorca, el camino del calvario que conduce a los juzgados. Una rampa de 70 pasos, el gran debate nacional. País.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, contrario al espectáculo, sentencia: «No se pueden producir penas paralelas, no es necesario para el buen fin de la declaración». José Luis Centella, portavoz de Izquierda Plural, sale al quite: «Dejen de proteger a la Casa Real. Es ridículo que el ministro se comporte como el defensa-escoba de la infanta».

Los españoles son pendulares y de paseíllo. Bambolean. Tan pronto pierden los anillos en reverencias a la Corona como flagelan con procacidades a la séptima heredera en la línea dinástica. Importa militar en un bando. España es para hinchas. Messi reconoce un fraude fiscal, achaca a su padre las malas cuentas y hace el paseíllo entre aplausos. Por lo que estamos viendo, cuán distinta es una Infanta: como no toca balón, debe merecer escarnio.

Artículo 486 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal: «La persona a quien se impute un hecho punible deberá ser citada sólo para ser oída».

A día de hoy, la Infanta es inocente. Está imputada. La palabra parece fuerte. A los duros de oído quizá les suene hasta a implicada, una traicionera perversión del lenguaje del todo incierta. La imputan para escucharla. El juez decidirá si hay elementos con los que acusarla. Y este paso tampoco presupone nada. Llegado el caso tendrían que condenarla.

Que Cristina de Borbón, con todo lo que representa, declare y aclare, como un ciudadano normal, prueba que el sistema judicial funciona. Que algunos en esta circunstancia ahorren todos los trámites y la sitúen por recorrer una rampa poco menos que a la puerta de la cárcel muestra lo mucho que necesita madurar esta nación de excesos.

La hija de los Reyes de España merece el mismo trato que cualquier imputado: el respeto que garantice su reputación y llegar al juzgado sin tumultos ni amenazas. Luego que afronte lo que en justicia le toque. ¿Íbamos a tolerar que a las miles de personas que cada día comparecen ante un magistrado las recibiera una turba vociferante a la entrada? ¿Íbamos a señalarles como culpables por verles traspasar la puerta?

Sólo hay un auténtico vicio español: Cebarse en desprestigiar al vecino.

Opinión

La idea del auditorio

Hay que mantener viva la idea del auditorio, dicen. Sí, las ideas es que si no se mantienen...

 
 

JAVIER MURIEL NAVARRETE

No somos todos los que están

Sí, hola, perdona, seguro que no te acuerdas de mí. Soy el niño que...

 
 

GABY BENEROSO

24 de noviembre, fun, fun, fun

Hoy me he dado un golpe zumbón en la cabeza, que me ha devuelto el...

 
 

PEDRO DE SILVA

La conjura

De haber triunfado la secesión, los vencedores contarían todo lo sucedido como fruto de la...

 
 

IGNACIO HERNÁNDEZ

Que suene la flauta

La música es una de las manifestaciones más excepcionales del individuo ya que consigue...

 
 

JUAN ANTONIO MARTÍN

Si fueran de Cai no habría ocurrío

Los escenarios tienen alma. ¿Por qué no iban a tenerla? El alma de...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine