En corto

Relojeria corporal

13.04.2015 | 00:35

La divinidad del siete se atribuye, entre otras cosas, al número de agujeros que hay en la cabeza. Un estudio publicado en Nature permite, mediante un algoritmo, datar la edad de un individuo por la evolución del tamaño de los orificios y la distancia entre ellos. En síntesis, con la edad la boca ensancha, la nariz crece, la distancia entre una y otra aumenta y la que separa los ojos se acorta. Al parecer las orejas crecen también. La obsolescencia programada del cuerpo no hace excepciones, y la morfología va de la mano de la fisiología. Yendo más allá de la ciencia, quizás podríamos imaginar que esos movimientos de dilatación y contracción en el rostro sean un retumbo periférico de los del corazón, que desde el centro movería muy lentamente la carcasa. Los segundos los marcaría el corazón, y los años la cara, mediante la disposición de los siete agujeros en la esfera del reloj.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Agua cero

No llueve. La chica del tiempo repite el vaticinio: sol y más sol. Y de las obras pendientes...

 
 

LOLA CLAVERO

Las solteras

La violencia de género sólo la sufren las mujeres casadas o en pareja ¿acaso las solteras no?

 
 

JUAN GAITÁN

Hembra

Si finalmente sigues empeñada en que te violaron, si insistes en que no hubo consentimiento,...

 
 

EDUARDO LAGAR

La libertad en internet ha muerto

Las elecciones en 18 países fueron manipuladas a través de la...

 
 

PEDRO DE SILVA

Oficio de tinieblas

A esa hora justa en que un resplandor ilumina el cielo por Oriente, y son visibles sólo los...

 
 

LUIS GANCEDO

Cuando el rico quiere impuestos

Léase con atención lo siguiente: «Ni es justo ni sabio proporcionar...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine