Libre directo

El puente, el río y el AVE

14.04.2015 | 05:00

Llega el candidato en campaña a un pueblo y promete un puente. «Pero si no tenemos río», le replica un vecino. «Pues les haré el río y el puente», responde el candidato. En nuestro folclore político lo importante es inaugurar cosas gordas, al margen de que sean necesarias para la mayoría. Por ejemplo, líneas ferroviarias de alta velocidad, que sirven para más rápido y cómodo a Madrid desde todas las provincias. Al mapa de líneas presentes y previstas me remito, radial como la rueda de un carro. Mientras tanto, los servicios de regionales y cercanías agonizan.

Dice ahora un informe que ninguna de las líneas de AVE es rentable, ni siquiera el corredor Madrid-Barcelona, el más utilizado. Pueden imaginar el agujero que suponen los trayectos con menos pasajeros. La relación entre clientes y quilómetros construidos es menos de la quinta parte que en Francia, donde el TGV es el rey pero donde la red de vías de alta velocidad es menor que la española –aunque el país sea más extenso–, y no tienen ninguna prisa en llevarla allá a donde va poca gente. Las unidades del TGV, cuando se les acaba la vía de altas prestaciones, continúan por vías normales a velocidad normal.

Dice el informe de Fedea que el AVE es una ruina, pero la ministra responde que la rentabilidad que importa es la social. Puestos a ser sociales, veamos que trenes usa más gente más días de la semana. Exacto: los regionales y de cercanías. Según el criterio europeo, rentabilidad social es lo que dan los servicios metropolitanos en sentido amplio, y por ello no discute que se subvencionen generosamente. Las líneas de largo recorrido son otra cosa.

Para más inri, el estado juega a hacer malabarismos con las pérdidas. El estado es propietario de la empresa Adif, que posee y regenta las vías y las estaciones, y de la empresa Renfe, que posee y hace circular los trenes. Este último año Renfe ha tenido unas pérdidas mucho más abultadas que el anterior, debido a que Adif ha aumentado el precio del canon que le cobra por las vías de alta velocidad. La pelotita salta de una a otra mano, a ver si la vista se despista, pero la imagen final es de pérdidas multimillonarias en euros para conseguir que en ninguna provincia ningún alcalde amenace con cambiar de partido si no le llega el tren supersónico para ir a Madrid.

Ya se sabe que ir a Madrid es una necesidad básica para la carrera de los políticos provinciales. Para el resto de la gente, lo básico es ir de casa al trabajo y viceversa sin retrasos, averías ni suciedades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

Colarse en el metro

Algunos paisanos se pasan por el torno lo de que hay que pagar billete. El suburbano lo explica...

 
 

CARLOS PÉREZ ARIZA

Sequía total

La lluvia ausente se hace perenne, pero el pulso político está en otros menesteres menos...

 
 

DANIEL PÉREZ MORALES*

Amputar el metro

En nuestra ciudad se está coartando el progreso debido a la actitud irresponsable y partidista...

 
 

ADRIANA MARTÍN

Los valores del deporte

Que el deporte es una herramienta para educar en valores es innegable. Que además el...

 
 

HORACIO EICHELBAUM

Me duele la cabeza

Los periodistas deberíamos llevar un termostato para cuando desprendemos demasiado calor en los...

 
 

JUAN CARLOS BONILLA

Lujos

No sé si recordarán esto. Mick Dugan: «Estás preciosa». Tess McGill: «!Ya, pero me gustaría un...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine