En corto

Günter a los altares

15.04.2015 | 05:00

Lo propio de un escritor es venderse, en el sentido físico de hacer comercio con la propia carne. Paradójicamente, hacerlo con buena tablajería y sin dejar víscera es la prueba superior de honestidad literaria, o sea, tratándose de un escritor de cuerpo entero, de honestidad sin más. Hace ya mucho, cuando Grass sacó del armario su pasado juvenil en las SS, dejé escrito aquí que con su autodelación más que sacrificarse en aras de la ejemplaridad tal vez hubiera querido vender la joya más valiosa, en momento de poca liquidez literaria. Al hacerlo, de paso, dejó cerrado el círculo de su humanidad, pues lo que nos acaba de redondear son las contradicciones, mientras que una trayectoria lineal nos hace angulosos. Como en literatura lo único inmoral es escribir mal, pecado hacia el que Günter no parece haber tenido nunca la menor tentación, Francisco podría hacerlo santo sin riesgo de error.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

CIPRIANO TORRES

La pregunta del millón

La inquietud, la zozobra y hasta la lástima se apoderan de este observador de la tele y...

 
 

La pesadilla de las naciones

El otro día Pablo Iglesias hizo una disquisición sobre las naciones...

 
 

GUILLERMO BUSUTIL*

La rubia del descapotable

Con alias de detective de cine y perfil hitchcock armado de pipa, rastreó los...

 
 

MATÍAS VALLÉS

El Madrid por goleada

En el fútbol y en la política, vales tanto como tu último resultado. La brusca transformación...

 
 

JUAN JOSÉ MILLÁS

El ascensor

Hay gente que vive en los pisos altos de los rascacielos porque allí no llegan los mosquitos....

 
 

MANUEL CAMPO VIDAL

Campaña de sustos y sorpresas garantizada

Imposible una campaña electoral normal en Cataluña...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine