El Palique

No te subas a una chimenea

La llamada Ley Mordaza prohíbe tomar fotos a la policía, protestar frente al congreso, evitar desahucios... de milagro no penaliza no dar los buenos días a un subsecretario

02.07.2015 | 00:17
Activista de Femen ayer.

Ayer entró en vigor la ley mordaza. Hoy respiramos peor, claro. Los españoles siempre han tenido ingenio para bautizar leyes, normas o decretos, por eso nos resulta raro que ningún gobernante haya parido una ley que prohíba ponerles motes a las leyes. La tal mordaza establece que no se podrán tomar fotografías a miembros de las fuerzas de seguridad, protestar cerca del Congreso, escalar un edificio, participar en una sentada no autorizada o evitar un desahucio, entre otras muchas cosas. Puaf.

Tampoco se puede a partir de ahora, por ejemplo, colgarse de la chimenea de una central nuclear... ¡Acabáramos!... Sí, sin duda era una demanda legislativa de la ciudadanía el que se prohibiera subirse a una chimenea a la peña, España respira ya aliviada, sí, sí. Ibas a un bar y no oías otra cosa: oyes, a ver si hacen ya una ley contra el subirse a las chimeneas....

Para condenar la entrada en vigor de la ley, las activistas de Femen se sacaron las tetas en la fuente de Cibeles, lo cual aunque era un justificado acto frente al tenebrismo legislativo, se convirtió en una fiesta. Principalmente para los viandantes con preferencia por el sexo femenino, que a esa hora deambularan desocupados por la zona. Los hubo seguramente, que aún con prisas por atender urgente asunto, recapacitaran sobre la marcha acerca de la conveniencia de detener sus pasos unos minutos y contemplar la algarabía. Las algarabías con poca ropa es lo que tienen, que entretienen mucho al viandante. Como la ley mordaza no es explícita sobre qué hacer con gente despelotada en la fuente de Cibeles, la policía no supo qué hacer. E hizo lo que suele: pedir los deneís. Una de las chicas se lo sacó del zapato y el agente quedó medianamente contento. Simpatiza uno con las chicas de Femen aunque se hayan convertido en las protestonas oficiales. Claro que bien es cierto que los demás protestamos tan rica y cómodamente con la ropa puesta dándole a un teclado, lo que es siempre más cómodo que darle a un megáfono enmedio de una ciudad, bajo un sol que cuando se protesta por una ley siempre es, claro, de justicia. La ley mordaza nos equipara a los países más cabrones legislativamente hablando, cercena libertades y viene preñada de multas que van desde unos cientos de euros a muchos miles. Ya puestos a leyes innecesarias y anacrónicas y castrante de derechos, el Gobierno podría haber resucitando directamente la ley de vagos y maleantes, penando el cuchicheo, multando el lento caminar, penalizando el estar más de dos horas en un bar o haciendo punible criticar a un subsecretario o a un bedel con trienios. Y subirse a un obelisco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine