El Palique

La tormenta de Mijas

Mijas era el laboratorio de Ciudadanos. Pues ha explotado. Aquí han mezclado mal en los tubos de ensayo los egos de algunos de los protagonistas

08.07.2015 | 02:15

No respetan ni el calor. Ya tenemos la primera crisis política en la provincia cuando hace un cuarto de hora que se han constituido los ayuntamientos. A 25 días de formarse el gobierno local. En Mijas, el alcalde, Juan Carlos Maldonado, de Ciudadanos, ha humillado a Ángel Nozal, primer teniente de alcalde y exalcalde, del PP, retirándole las competencias. Una de ellas, por cierto, es la de Archivos, que suponemos que no es la que va a echar de menos. Además, Maldonado ha enviado un comunicado (esto sí que es transparencia y comunicación política moderna) tildando a Nozal de «desleal y arbitrario». Nozal ya quedó en ridícula posición cuando su partido lo obligó a comerse el sapazo de ceder la alcaldía. Ahora, el alcalde pretende que además sea el PP el que elija quién lo va a sustituir en algunas de sus competencias. Un lío. La disputa está en el nombramiento de un mando de la Policía Local. Mijas es el laboratorio de Ciudadanos. Pues ha explotado. Tal vez han mezclado mal los egos en los tubos de ensayo y les ha salido una crisis gorda con odietes personales incluidos. El PSOE se alegra. Fuensanta Lima, portavoz local, envió ayer también un comunicado incidiendo en que «falta madurez política».
De otro lado: aquí todo el mundo envía comunicados pero a las primeras de cambio, en cuanto pueden, despiden periodistas. Claro, así salen los comunicados. No sabemos cómo afectará la crisis de Mijas a la relación entre el PP y Ciudadanos en la provincia. El PP entregó el municipio a la formación de Albert Rivera con tal de obtener la Diputación. Eso, en un momento en el que las conversaciones de Francisco Conejo (PSOE) con Ciudadanos estaban bastante avanzadas. La formación naranja se decidió por abrazarse a los populares por dos razones: una: gobernar Mijas. Dos: barruntar que un tripartito o cuatripartito iba a ser en Diputación un jaleo peor que el de una guardería sin chuches.
Para el PP ahora la tentación es trenzar un algo para descabalgar a Maldonado. El PSOE, donde Maldonado militó muchos años, quiere también que deje de ser alcalde. Por su parte, Maldonado lo que quiere es poder nombrar mando policial a quien mejor entienda que puede ejercer el cargo. La crisis va a sobredimensionarse. Anteayer traspasó los límites de Mijas. Ayer, los de la provincia. Puede que mañana ya esté en los medios nacionales a los que les interese zaherir a Ciudadanos o descalificar los pactos entre estas formaciones de derechas. Mala salida tiene Nozal. Malamente se miran y peor hablan unos de otros. 25 días.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine