Columna del lector

Ofensa a un héroe en Marbella

13.07.2015 | 05:00

Hay más de una crisis.La crisis moral, incluso más grave que la económica y la corrupción, por impulsos contaminados que empujan la nueva casta «porque este país es una nación vieja, con viejas ideas» cuando es la historia una de las riquezas que nos sitúan a niveles de otras grandes naciones. Es la cultura política del gurú y santón del nacional populismo que sabe destruir con sus mareas y guerrillas urbanas. Un populismo que ha aterrado al Papa Francisco, porque allí donde pisan no vuelve a nacer la primavera, ni los jardines con sus violetas. Cortan las rosas también. Paraguay, Bolivia y Ecuador. Y otros días Grecia y Venezuela amarrada el maduro banco, con sus constructores del paraíso terrenal, sin discrepantes o disidentes que creían en la democracia y que dialogar es propio de seres humanos, porque es un valor humano. Hace años a la oposición la enviaban a las zonas residenciales de la lujosa Siberia. Hoy la invitan a pasar una temporada de descanso en las cárceles de pesadilla de Bolivia, con sus hoteles de cinco estrellas, propiedad del presidente Evo Morales.

Yo no afirmo que en España vivamos castigados por el esperma de Caín, pero se intuye que hemos pasado los umbrales de un proceso de agitación y provocaciones que nada bueno presagia. Cuando la mayoría silenciosa de Marbella esperaba ilusionada realidades de cambio y reformas sociales, económicas y éticas, la nueva izquierda radical municipal ha empezado por el cambio de nombres en el callejero. Como en el Ayuntamiento de Madrid, a la sombra de los podemos como el concejal Zapata..

Ovación y vuelta al ruedo para el nuevo alcalde de Marbella, José Bernal, que ha decidido borrar del mapa urbano la Avenida de Miguel Cano, mi tío, después de sesenta años de existencia y sin problemas con otras corporaciones. Un oficial del Ejército de Tierra, muerto en combate, marbellense, que a título póstumo fue condecorado con la Medalla del Mérito Militar Individual, después de la Laureada. Y para argumentar su decisión, ha utilizado un lenguaje zafio y supuestamente injurioso, que dice poco de la cultura política del alcalde de una de las ciudades más famosas del mundo. Sus ofensas fueron hábilmente recogidas por las orquestas de las redes sociales con acompañamiento de basura sobre la memoria de un joven, que como otros, fue abatido en una guerra brutal y cruel. Cuando se estaba muriendo esbozó una leve sonrisa cuando le informaron que los disparos vinieron de armas de brigadistas belgas. «Menos mal, que no eran españoles», dijo.

También asesinaron al cura arcipreste de Marbella, mi tío don José Vera, cuando tuvo oportunidad de huir a Gibraltar, pero se negó, porque su sitio estaba en su parroquia. Y al secretario del Ayuntamiento de Archidona, mi tío Laureano, le pegaron una rociada de disparos a la puerta de un bar del pueblo.

Pues bien, y termino, a todos los culpables, la familia Cano Gutiérrez de Rueda, marbellí de muchas generaciones, entre ellos mi padre el poeta marbellense José María Cano, los perdonamos, como manifesté como portavoz de todos nosotros, en el expediente abierto por el obispado de Málaga para elevar a mártir de la Iglesia a mi tío sacerdote. De verdad que los perdonamos porque queremos a nuestro país con locura. Y a Marbella, pero en este nuevo caso que nos ocupa, el primer edil de Marbella nos debe una explicación pública. O probablemente ante los tribunales, porque vivimos en una democracia que ayudó a forjar su histórico partido, en la transición, que ahora denigran. También perdonamos a sus votantes, porque nadie es perfecto. Aunque realmente Marbella necesita de verdaderos líderes que sepan dialogar y respetar la memoria de uno de sus hijos muertos, como otros que cayeron en el campo contrario. Y nuestra gratitud al diario La Opinión por habernos dado la oportunidad de explicarnos. Somos de Marbella y a mucha honra, aunque el alcalde manifestara a la prensa «que no son de aquí».

*José J. Cano Vera es periodista y escritor

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine