El diablo sobre ruedas

25.07.2015 | 05:00

Exagero si digo que estaban a más de veinte pasos. Fue este pasado martes, bajo el implacable sol de Ciudad Jardín. El oasis azul tremulaba a pocos metros de la plaza John Fitzgerald Kennedy bien avanzado el mediodía, cuando el asfalto emana un calor que solo mitigan un buen trago de cerveza, un Fujitsu por derecho o una mala noticia. Tampoco exagero si digo que eran las más bellas criaturas sobre la faz de la tierra, ni Helenas por las que arrasar una y mil ciudades. Eran bellas, jóvenes y deportistas. Y corrían, corrían como quien huye de la peor de las muertes, con la esperanza en los ojos y en todos los poros de su piel, en dirección al oasis de la avenida Jacinto Benavente. Oasis en el que yo ya respiraba, ya sin transpirar, y desde el cual las ví, azoradas, intentar alcanzar un imposible. Y no crean que esperando una compensación carnal, ni tan siquiera un juvenil gracias a capela cuando se encontraran a salvo, actué. Hice, creo, lo que cualquier otro en mi lugar habría hecho y, cuando aún no era demasiado tarde, llamé la atención del guardián del oasis azul –a estas alturas ya mantengo la metáfora para no tener que decir chófer de la EMT, como comprenderán– para que hiciera un poder y demorase la marcha diez, apenas quince segundos, argumentando con cierta picardía que la espera le merecería la pena. Su respuesta, tan sorprendente como descorazonadora, fue silenciosa. Ni una palabra, ni un sonido salvo el del movimiento mecánico de su cuello, que denegaba la mínima espera al tiempo que dejaba ver los cuernos, el rabo y el tridente de quien me devolvía con aire fresco a mi hogar. Creyendo que ahí fuera, dónde aquellas jóvenes, que tantas veces he sido yo, ardían bajo el fuego que derrite Málaga estos días mientras veían alejarse la decepción hecha autobús, estaba el infierno, resultó que no, que el mismo diablo era quien dirigía mi camino en el 2 hacia mi casa. Aquella noche no pude conciliar el sueño, y no fue por el calor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine