Cartas al director

29.07.2015 | 05:00

A la universidad en motocarro
De entre todos los personajes célebres que conozco por los libros, no creo que haya ninguno que tuviera agallas para ir a la Universidad en motocarro excepto «Lawrence de Arabia». En las facultades hay muchos ligones que creen que las chicas se van a ir con ellos, vamos que se las van a llevar «de calle», por ir en vehículos de alta gama. No es cierto que las mujeres se enamoren de los ricos por el mero hecho de serlo. Ellas se enamoran de los pocos atractivos que existen en este mundo y, para ser atractivos, hay que nacer. Si «Lawrence de Arabia» fuera en motocarro a la Universidad, al usar de forma tan audaz el sentido del humor, tendría garantizado, puesto que no era un hombre feo y mucho menos tonto, que las chicas se enamorasen de él por decenas, aunque él, tan celoso de su independencia, no se diese por aludido. Ya me imagino los comentarios de los universitarios sobre su persona: los hombres dirían: «es maravilloso, pero está loco». Las mujeres dirían: «Está loco, pero es maravilloso». Como ven, en el lenguaje, no rige la propiedad conmutativa. ¡Lawrence!, ¡Lawrence!, ¡Lawrence!
Antonio Romero Ortega
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine