La mirilla

La jungla de las terrazas

04.08.2015 | 05:00

El Centro de Málaga se está convirtiendo en una gran terraza. Sus sillas y mesas se reproducen como una enredadera que va cubriendo el suelo. Caminar por sus calles se convierte casi en una carrera de obstáculos, donde un despiste te puede llevar a darte de bruces con la tapa de magro con tomate que devora un turista extranjero de piel color bermellón intenso.

El final de las rentas antiguas ha agravado una tendencia que se apreciaba en los últimos años, como es la pérdida de comercio tradicional y su sustitución por bares. Ya ni siquiera franquicias, que parecen constreñidas a las calles Larios y Nueva, fundamentalmente. Sólo se abren bares y restaurantes. Y no está mal que haya una gran variedad de restauración, con calidad y oferta suficiente para atender la creciente afluencia de turistas que vive la ciudad. Pero todo tiene un límite y es la pérdida de personalidad de la ciudad. El comercio define a un centro histórico y actualmente Málaga no sale demasiado favorecido en ese retrato. Al menos no en sus principales calles. A esto hay que unir la afición por poner una terraza en cada esquina, lo que supone estrechar las calles y privatizar de forma exagerada el espacio público.

Tantos restaurantes están a punto de provocar una especie de ataque al corazón comercial de la ciudad, con sus calles estranguladas por la exagerada extensión de las sillas y las mesas. El Ayuntamiento ha impulsado el Centro de forma sorprendente en estos últimos diez años, pero corremos el riesgo de que muera de éxito si no se corrige la tendencia. Y parece que hay cierta reticencia municipal para actuar de forma contundente.

Al menos, no todo está perdido y empiezan a moverse los propios comerciantes malagueños en calles que no son de primera línea, pero que les permite crear espacios diferentes. La calle Andrés Pérez es quizá uno de los grandes ejemplos de organización privada y buen gusto. Con unos efectos beneficiosos que se están extendiendo a las calles de su entorno. También hay movimientos interesantes en el entorno de Atarazanas, en la plaza de la calle Camas y en el entorno del Thyssen.Sin embargo, el Centro necesita todavía un poco de orden.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine