En corto

Estiaje (VII). Continentes

24.08.2015 | 05:00

En los días caniculares resulta especialmente patente que en España conviven dos continentes, el de la cornisa cantábrica y el del resto. No es algo que requiera demostración, basta viajar al Norte desde la meseta, o desde el Valle del Ebro, y al pasar la raya de un puerto de montaña o salir de un túnel cae uno en la cuenta de ello con la velocidad de caída de la evidencia, junto a la de la temperatura. No quiere decir nada, desde luego no hay bases para fundar un separatismo, ni tampoco ganas, ni necesidad, pues la separación ya existe. Esto explica que en los separatismos haya una sobreactuación, un énfasis para realzar lo que separa, una gesticulación fruto de la insuficiente base diferencial para separarse. El que vive en el Cantábrico tiene tanta conciencia de formar parte de otro continente que le entra la risa floja al ver los esfuerzos de los separatistas por irse del suyo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine