Cartas al director

09.09.2015 | 05:00

Refugiados

En estos últimos meses son muchas las personas y familias que a consecuencia de la guerra o por su religión están saliendo de sus países de origen. Muchos de ellos procedentes de Siria e Irak. Bastantes de ellos son cristianos que llevaban muchos siglos habitando en esos países, antes incluso, que la población árabe. En su larga travesía afrontan enormes dificultades, que frecuentemente producen tragedias humanas y familiares. Por esto, recientemente el papa Francisco ha convocado una jornada de oración y ayuno para pedir por la paz en todo el mundo. También ha sugerido que cada parroquia, comunidad y santuario de Europa acoja a una familia de refugiados.

Confiemos en que estas personas puedan integrarse adecuadamente en la sociedad y respondan con su comportamiento y forma de vivir a la generosidad y sacrificio que tendrán que realizar las personas que ahora los acogen en los distintos de la Unión Europea. No nos vaya a ocurrir como a los cristianos antes citados, y dentro de unos pocos siglos, también resultemos expulsados de nuestros propios países.
Plácido Cabrera Ibáñez. Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine