ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia
La mirilla

Monstruos

09.09.2015 | 01:48

No valían las llamadas de auxilio, ni el pesado lustro con olor a metralla, ni los cuerpos en el suelo. Tampoco la veintena de personas que murieron como polizones en la lata oleosa y funeraria del interior de un camión. La piedra derribada fue, incluso, insuficiente; las ejecuciones, la desesperación a pie de una huida que, en la falta de socorro y en la incertidumbre, tenía el aspecto carbonizado y gris de las grandes marchas con las que la literatura y el cine despachan el horror del apocalipsis. Siria lleva casi cinco años en guerra, pero para el que mundo se entere y encienda su premiosa maquinaria ha sido necesario que los muertos abandonen la cápsula de irrealidad con que suele bañarlos la estadística y la distancia y comiencen a colarse en horas preventivamente programadas entre el sofá de felpa y el resumen de los goles de la Liga. Y, además, con toda la hechicería retórica de la nueva telebasura y la irresponsabilidad facinerosa de muchos dirigentes, para los que el tránsito de miles de personas no se traduce en una crisis humanitaria, sino en una molestia que si pudieran borrarían súbitamente y a la manera del gabinete de Aznar, con cascada de narcóticos y aviones de regreso. De las horas informativas y páginas de periódico dedicadas a Aylan da la sensación de que lo único que quedará, más pronto que tarde, es un recuerdo diminuto y angosto; el de una tragedia con nombre y apellidos soluble en tantas otras tragedias de geografías remotas, reconfortablemente ajenas. La sociedad se ha acostumbrado a un tipo de sensibilidad visual y de combustión rápida en el que el olvido y la ceguera es la máxima latente: que los muertos estén lejos, que vengan para recordarnos que el mundo es duro allá afuera y que se evaporen sin dejar rastro. Como si su situación, en una economía globalizada, fuera fruto de compartimentos comarcales. El cinismo llega a su cota más monstruosa cuando se niega la responsabilidad; occidente, con sus cuentas salvajes y asimétricas, segrega víctimas y no siempre es fácil no verlas. Los guetos, la marginación, la explotación indecente de recursos, la rebeldía financiada para satisfacer intereses tiene su precio. Y la solidaridad no es un acto de caridad, sino de justicia. Luz para la destrucción que secretamos. Luz para no ser monstruos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine