En corto

Los diques están ya muy agrietados

15.09.2015 | 05:00

Tras la ola gigante de las europeas, y luego la de las municipales, que sin llegar a barrer el modelo ha llevado el agua del cambio a nivel no conocido desde 1977, y alojado nuevas especies en parlamentos, salones de sesiones y despachos, se nos viene encima la ola independentista catalana. Si el objetivo es evitar que España regrese más de 5 siglos a sus antiguos reinos, las estrategias posibles frente a la siguiente ola gigante son básicamente dos: reforzar diques, como predica el PP, o cambiar su geometría, como anuncia el PSOE, reaprovechando de paso la fuerza de la primera ola (Podemos y Ciudadanos) para contrarrestar la segunda. Como ya se ha dicho aquí, la vieja consigna de Donoso Cortés (¿o Narváez?), «gobernar es resistir», fue innovada por Hans Magnus Enzensberger, cuando proclamó «gobernar es ganar tiempo». En principio la segunda estrategia parece más sabia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine