La libreta del duque de Chantada

No me digas que fue un sueño

21.10.2015 | 17:19

Hay un dicho en el deporte que dice que nunca debes subestimar el corazón del campeón. En Francia lo han hecho, muchos en España también lo han hecho, pero Pau y nuestra selección tenían claro que no iban a este Europeo de paseo. El campeón es el campeón y puede tropezar en el camino, pero nunca se cae; y si lo hace, lo hace con honor. El recuerdo del pasado Mundial en casa provocaba que este equipo tuviera que ganar. Era un triunfo llegar a este partido de semifinales, las bajas previas al campeonato y el estado físico de nuestros jugadores limitaban nuestras opciones reales. Quizás estar en este partido era un logro igual a la victoria en el Europeo de Lituania, pero el campeón nunca está satisfecho y cuando huele el miedo ataca. Francia tuvo miedo y España la mató.

Muchos son los protagonistas de este éxito, el primero Pau Gasol. Tenía apuntado este partido en su libreta desde el inicio del campeonato. La derrota en Madrid le había marcado y tenía una cuenta pendiente con Gobert. La ha saldado con creces. En las horas previas al partido los jugadores franceses no hacían mas que recordar lo ocurrido en Madrid con los dos pívots. Pau callaba y tomaba nota. Su venganza sería en la cancha. Se la jugó contra él, en el uno contra uno, y le demostró quién era el mejor. Lo mandó al banco con cinco faltas y le hizo 40 puntos. La cuenta estaba saldada. Pau en este campeonato ha sido más líder que nunca y ha tapado alguna boca que todavía había por ahí cuestionando su liderazgo y su aportación en estos partidos. Es el más grande de nuestra historia. Uno de los más grandes de la historia del baloncesto europeo y cuando se retire entrará en el «Hall of Fame» de la NBA. Es su ultimo Europeo y solo nos queda un campeonato para disfrutar de él: los Juegos Olímpicos de Río. Allí tiene otra cuenta que saldar, en este caso con Estados Unidos.

Sergio Rodríguez fue el otro gran protagonista del día. El «Chacho» sigue sumando adeptos para su causa y como el buen vino mejora con los años. El próximo verano volará a la NBA, donde también tiene una cuenta pendiente con la mejor Liga del mundo. Jugar como lo hace el base del Real Madrid es muy difícil, pero jugar como lo hizo anoche Rudy Fernández es casi imposible. Con la espalda hecha añicos, sin poder entrenar y con problemas de movilidad, Rudy hizo su trabajo a la perfección. Aportó en defensa y no le tembló la mano en ataque. Cuando Parker y Batum temblaron en la línea del 4,60 metros, Rudy transformó sus tiros libres en puntos. Sería injusto olvidarnos del resto, grande Felipe Reyes, excelso Llull, intenso y listo Pau Ribas, cumplidor Claver y Mirotic... Bueno con Mirotic sigo esperando que realice un buen partido en un gran escenario. Está muy bien deslumbrar en canchas menores y ante equipos modestos pero donde se ve a los grandes jugadores es en estos partidos, en las finales, en la Final Four... Ahí es donde quiero ver a Mirotic. Y hasta ahora, no lo he visto.

El ultimo apunte es para Sergio Scariolo, el seleccionador ideal, siempre lo dije y lo mantengo. Conoce el grupo y lo maneja como nadie. Sabe lo que tiene que hacer y cuando tiene que hacerlo. No comete nunca errores graves y siempre da a su equipo victorias extras. Lo escribí hace días: este Europeo me recordaba mucho a Polonia 2009 y se esta cumpliendo. De momento ahí tenemos la final. Sin Calderón ni Ricky ni Navarro ni Abrines ni Marc Gasol ni Ibaka pero con un equipo que tiene algo que no se compra en un mercado: «el gen ganador colectivo». Ya tenemos el billete a los Juegos, que era más que el objetivo. Ahora solo queda disfrutar. Gracias equipo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine