En corto

Arte de otoñear

21.09.2015 | 05:00

Hay muchas maneras de celebrar la llegada del otoño. Puede hacerse incluso, después de gozar sobre la arena del sol tibio y justo de Septiembre, entrando en el agua ya algo fresca del Cantábrico y entregándole calorías nadando por una mar rizada, festejada por los pequeños correlimos que vuelan veloces casi a ras de agua mientras dejan al pasar su alegre piar característico. Imaginar que ese piar es un saludo, y no el whatsapp que se cruza el breve grupo para mantener su gregarismo, seguramente no tendrá fundamento, pero ayuda a la escena, que se completa luego, al tiempo que el cuerpo entra en reacción, con la ingesta de un bonito ya hecho de Septiembre (el mejor), y, como postre, algunos primeros frutos secos de la temporada, que reponen las calorías antes disipadas. Saborear el sutil entusiasmo que lleva dentro el otoño no tiene otro secreto que sintonizar con su frecuencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine