En corto

Sentirse español

22.09.2015 | 05:00

Empieza a apestar ya el asunto de sentirse o no español. Un acto de soberbia tonta. ¿Alguien es libre para sentirse, a voluntad, lo que es o no? El pensamiento es otra cosa, ahí caben todas las fantasías. Ya se que el ejemplo es detestable, pues tampoco pertenecemos a la botánica, pero aunque un vegetal puede verse infeliz de ser amapola, cactus, rododendro, patata o lila (en el gusto no hay disputa), no por ello deja de serlo y sentirse. Además hay muchas españas en España, y aunque alguna de ellas no guste siempre quedan otras en las que sentirse a gusto. En todo caso el que haya nacido, mamado y vivido en España está calado hasta cerca del hueso de sus culturas, historia, lenguaje fonético, escrito y gestual, y de sus pasiones, incluidos odios reflejos. Ser español puede hasta vivirse como coñazo (lo entiendo), pero el propio decirse uno que no se siente español es una españolada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine