Málaga de un vistazo

Octubre

30.09.2015 | 05:00

Eclipsados aún por la nubosa luna sangrienta, el otoño comienza a reflejarse en las fachadas haciendo de las callejuelas del Centro un refugio atemporal donde se entrelazan recuerdos de comienzos de curso. La ciudad se ilumina plomiza y las emociones recientes del inicio del equinoccio dan paso a una realidad periódica, enmascarada de inquietudes convulsas; de incertidumbres que nos hacen recelar del esfuerzo dirigido hacia la comprensión de un entorno habitado por la duda. Octubre es el mes de las manifestaciones: culturales, políticas, sociales€; es el tiempo de los principios, de las inauguraciones y de las controversias. Así, referente al ámbito educativo, el discurso del rector en funciones de la UMA, José Ángel Narváez, en la apertura del año académico –con unas elecciones a dos meses vista– no fue ni casual ni usual por su marcado acento reivindicativo ante los tres consejeros de la Junta de Andalucía asistentes al acto. El regente utilizó en su alocución un pensamiento muy en desuso en la actualidad en los órganos administrativos: la autocrítica. Narváez reprobó la falta de eficacia en la gestión y administración de los recursos; la huida de talentos y la incapacidad para retenerlos; la falta de transferencia de conocimientos a la sociedad y una mayor calidad democrática en el ente universitario. Su vituperio nos invita a acercarnos a un aspecto más cercano de la coyuntura aturdida padecida por esta esencial institución, puente indefectible para el desarrollo de la sociedad malagueña. Ante esta reflexión, hoy, frente al caos circulatorio dibujado por la huelga del taxi y restringidos por las circunstancias, podemos optar por cambiar de medio de transporte y visitar en el MUPAM la muestra conmemorativa de los 150 años de la llegada del tren a Málaga. En Octubre no hay milagros, recuerda Oswaldo Reynoso. Resignación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine