La señal

Libro de claves

04.10.2015 | 05:00

George Lucas dijo de 2001: Una odisea del espacio que «hay que verla con calma, sin prisa y asimilar su plástica elegante, empapándose de sus sutilezas. Es como mirar una puesta de sol» Eso hago cuando contemplo a Rajoy. Su varapalo el 20 de diciembre va a ser sublime. Hubo otro 20-D, el de Carrero Blanco. Ha elegido la Navidad para irse, me enternece, tendré para él un vívido mensaje de amor. Los Reyes Magos vienen de Oriente y los niños les escriben cartas pidiéndoles juguetes, a él le van a dar la papela. La navaja de Ockam nos obliga a optar por la explicación más simple, Rajoy es un inútil político, no sirve, le arrebata el puesto a Rodríguez Zapatero, lo que tiene mucho mérito. Cataluña es su última pifia, antes las prisas por liberar a los presos de la doctrina Parot, después la ley del aborto, así€ Incluso Hal 9000, esa robot que no quiere ser desconectada y que un día posó en deshabillé, también nos dejará. Un nuevo mundo asoma por el horizonte, como antes en Madrid, Barcelona€ Otros también se jubilan y no han hecho tanto daño sino todo lo contrario, como el catedrático de marketing José Luis Santos Arrebola, 41 años en la UMA, 52 al servicio del Estado, desde becario a la cumbre docente. Han podido pasar por sus aulas unos 8.000 alumnos. En 1987 ató Erasmus a Málaga, después vino la European Business Management y tantas cosas. Unos se van otros llegan, caso del flamante diputado provincial Luis Guerrero, henchido de emoción, periodista de pro, que troca la pluma por la espada y se incorpora a la escena. Pero el estreno ha sido de Miguel Briones, subdelegado del Gobierno, al que han obligado a permitir esa barbaridad de que los taxistas que se oponen a la liberalización del sector dejaran el miércoles a Málaga cortada en dos, impidiendo incluso el paso de los autobuses, una prueba de fuerza ante la que este Gobierno, como en tantos otros casos, se achanta y baja la cabeza. ¿Y mi derecho a circular libremente? Si lo que necesitamos es más liberalizaciones y menos sopa boba.

Cambio de guardia. Les decía hace siete días que hoy les hablaría de los rusos. En otra época, nos espiaban, en esta también. España les interesaba por las bases norteamericanas, eran zonas erógenas para ellos. Desde satélites artificiales conocían ciertas instalaciones de la ciudad, en realidad de escaso valor, como la Comandancia de la Guardia Civil en Arroyo de los Ángeles. Los Zenit 4 eran satélites de reconocimiento, fueron el Google Earth de la época, los setenta. Cuando en 1963 USA perdió sus bases en Marruecos, Andalucía subió de interés. Hasta en coches particulares se les seguía por las maltrechas carreteras de la Costa, sus buzones, contactos€ se sabía mucho, pero se desconocía más. Leopoldo del Prado (PCPE), abogado laboralista ya fallecido, pese a su entusiasmo, sólo firmaba manifiestos, estaba muy fichado. A quien costó mucho descubrir fue a un personaje muy conocido de la sociedad malagueña. Un abogado, AMR. Hoy no tenemos cónsul ruso, sí Sevilla –Plaza del Aviador Ruiz de Alda-Se pretendió que lo fuera Ricardo Sánchez Bocanegra –abogado marbellí, su esposa, la que fuera reportera gallega, Viruca Yebra, es la directora del Club Internacional de Marbella-. Pero el cónsul de Sevilla se opuso porque se le privaba de una zona de influencia que, como ahora se comprueba por la presencia de millonarios -dejémoslo ahí- le hace importante. Pero hay que acercarse a Oleg Gubarev, y a María, –calle Cuarteles- para solucionar asuntos de documentación –aunque hay una oficina consular en la Plaza de la Solidaridad-Pero el móvil sabe más de nosotros que los rusos. Acompaña en el bolso a las señoras junto a las llaves de casa y otros íntimos secretos; se acomoda en el bolsillo del pantalón, tan próximo al sexo, o en el interior de la americana, junto al corazón. Le hemos dado la mano y se nos ha colado dentro. Por eso, hay que despegarse del ruido, hay que reflexionar. Arthur Rimbaud lo decía así en Eternidad:

«La he vuelto a encontrar / ¿Qué? La eternidad/ Es el mar huido/ al tiempo que el sol/ Oh, alma vigilante/ confiesa en secreto/la noche tan nula/ y el día encendido /Humanos sufragios/comunes impulsos/de los que te evades:/Tú vuelas según€/De tu solo ardor /oh, llamas de raso/el deber se exhala/ sin decir: en fin».

cima@cimamalaga.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine