Punto final

The show must go on

04.10.2015 | 02:42

Como diría Fredy Mercury y sus Queen, la Supercopa anuncia que el show del baloncesto debe continuar después de un verano en el que el básket español ha recuperado el estatus que jamás debió perder.

Este fin de semana hemos podido comprobar que el Real Madrid no es tan invencible como parece, al menos de momento. Seguro que pueden escusarse en las bajas de Rudy y Taylor, en el jet lag después de ganar ese título de campeón del mundo algo descafeinado por enfrentarse al Bauru brasileño y no a los Golden State Warriors. La realidad es que el Unicaja les pasó por encima. Y es que este nuevo Unicaja, más pequeño pero más físico y polivalente, sigue basando gran parte de su éxito en aspectos de la parte derecha de la estadística. Aspectos básicos de su juego siguen siendo el rebote de ataque (16), los balones recuperados (4) y las pérdidas que provocan en el contrario (12). Si a esto le unes que anotas con frecuencia de tres puntos (13 triples convertidos) hace que la valoración estadística se dispare a 118. Y todo eso frente a todo un Real Madrid.

El despliegue físico y de exigencia que proponen los de Plaza es enorme. El ritmo de juego que imponen sus jugadores hace que sus rivales tengan que jugar su mejor baloncesto para vencerles. Si esto no sucede puede pasar lo que a los de Pablo Laso, que se vean superados (no sorprendidos porque el baloncesto de élite europeo sabe cómo se las gasta este Unicaja, sobre todo en el Carpena). Unicaja tiene que asumir algunos riesgos a la hora de confeccionar su plantilla si quiere competir contra los colosos europeos y esperemos que esas apuestas salgan bien. Lo que es seguro es que el mejor fichaje de este año debe ser Kuzminskas, el jugador «diferente» de nuestro equipo.

El rival para la final era el FC Barcelona, que superó con facilidad al Gran Canaria en una segunda parte en la que mejoraron defensivamente y acribillaron a triples la defensa de los isleños. El Barça ha incorporado a su plantilla siete jugadores nuevos y es el equipo más necesitado de títulos después de la temporada en blanco de la que vienen. Ahora tienen jugadores interiores más físicos, que les van a aportar más poderío en el rebote y la posibilidad de ser más agresivos en la defensa de pick and roll. Además, han sumado mucho talento a su juego ofensivo con Vezenkov, Perperoglou y Arroyo. Y encima, más tiro de tres puntos con Ribas.

Antes de la final, Jaycee Carroll logró el título de mejor triplista, un concurso que se le resistió las dos anteriores ediciones a pesar de que seguramente es el tirador más letal de la ACB.

La expectación para la final era especial. Unicaja disputaba un título (aunque algo menor). El equipo malagueño se tomó en serio esta cita porque no hay muchas oportunidades de lograr un título si compites contra equipos de presupuesto respaldados por clubes de fútbol, y porque la competición se disputaba en Málaga. Pero el despliegue físico que propone el Unicaja es difícil mantenerlo durante todo un partido, como hizo el viernes. Hacerlo dos veces seguidas sin descanso y en pretemporada es casi una utopía. El equipo catalán dominó el rebote, arma básica para los malagueños que además, sólo sumaron seis triples. El despliegue físico fue decayendo a medida que iban pasando los minutos viendo encima que el Barça era capaz de mantener esa pelea física.

El Unicaja sólo aguantó los dos primeros cuartos y los catalanes fueron dominando el partido en el que Arroyo se hizo amo y señor del juego (6 asistencias) debido a que la presión defensiva sobre él no era la correcta por el cansancio, entiendo.

En definitiva, el Barcelona se proclamó justamente vencedor de esta edición de la Supercopa, algo de lo que tenían enorme necesidad (sobre todo su entrenador).

El MVP fue Pau Ribas. Pero este título creo que debió ser compartido por la afición de Málaga, que ha estado a la altura de su equipo llenando el Carpena. Una vez más, Málaga ha demostrado que es una ciudad de baloncesto y que responde con nota en la organización y en la grada cada vez que la ACB le concede algún evento. Quizás debieran plantearse nombrar a Málaga sede permanente de la Supercopa...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine