En corto

Palmira

14.10.2015 | 02:00

Si algo está claro es que el Estado Islámico le tiene tomada la medida a Occidente. Sabe cuáles son los puntos débiles de su sistema emocional, y golpea en ellos con más precisión que un misil guiado por láser. Tiene claro, por ejemplo, que para Occidente un muerto de los suyos viene a valer lo que varios cientos del tercer mundo, que una decapitación cuadruplica por lo menos el horror de un fusilamiento, y si es en directo se añade otro multiplicador. Tiene claro también el valor de lo que el turista culto llama, juntando veneración y falso hastío, «las piedras», y sabe de sobra que Palmira está en la lista top de piedras. EI aplica el terror con el finísimo sentido de la medida del torturador profesional. De todos los bárbaros que nos acosan es sin duda el de más talento en lo suyo, y eso explica su liderazgo en la barbarie. A su lado hasta los talibanes parecen civilizados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine