La señal

¡Jeremie!

25.10.2015 | 05:00

Tiene bemoles que Igor Solana Matarrán (sic) condenado por los asesinatos de Martín Carpena, Luis Portero y Antonio Muñoz haya pedido ayuda al Congreso de los Diputados para que lo trasladen a la prisión en la que se encuentra su pareja. Este asesino no se corta un pelo. Pues, espera, a ver si se sale con la suya, cosas veredes, amigo Sancho. España es un país que deja corta la ficción, su historia contemporánea es alucinante. Por cierto, hubo, hay, un informe sobre los miembros de ETA en Málaga, colaboradores de la banda en distinto grado. Lo tuvo en sus manos alguien que lo ha sido casi todo en política y que ahora gestiona sus negocios. Siempre sostuve que quienes guiaron al etarra que puso la bomba bajo el automóvil de Pepe Asenjo fue acompañado por alguien de aquí. Si usted, lector, supiera cuantos defendían a ETA en la misma Malagueta no lo creería.

Después están los antisistema, como los cinco activistas del 15-M condenados a prisión por lanzar botellas y vasos a la policía intentando impedir un desahucio. La edil de IU de Jerez, Ana Fernández, está en lo mismo y llama asesino, misógino y fascista a José María Pemán, que tú lo insultes lo hace grande, aunque fuera un escritor menor. Tú eres la que queda como las chatas. Otra moda es la de Inmaculada Almeida, que da más vueltas que la noria del puerto. Ahora le hace publicidad a su pareja, el doctor Mario Arqués, gracias a quien ha conseguido estrenar su punto G. Su post en facebook se hizo viral. También está la viagra femenina, que ya se dispensa en los USA. Es el poder de la flibanserina –comercializada como Addyi- que aumenta tu líbido, señora, y eso nos tiene que encontrar prevenidos, y sonríe mi musa.
Después llegan los Jeremie y se me representa una mujer llamando a su hijo a voces: ¡Jeremie!, ¡Jeremie!, ¡que te dicho que no le claves el cuchillo de la cocina a tu hermanaaaa! Y el caso se desgaja del sumario de Invercaria, como había pedido Anticorrupción. Donde no hay caso, por mucho que relea el auto de la Audiencia de Sevilla, es con Braulio Medel, yo no veo qué delito se le imputa al presidente de Unicaja.
Regreso del Palacio de Congresos de Torremolinos, donde tiene su cuartel general Asetham, la Asociación Emérita de Turismo y Hostelería de Andalucía, que preside Luis Callejón y al que acompañan Antonio Castillo, Enrique Cibantos y tantos otros talentos de la más reciente historia nuestra. Podría escucharles horas de vida contadas al frente del Continental o del Castillo de Santa Clara o cuando€ Antonio Martínez es el secretario y levanta acta de nuestra reunión, a la que me acompaña Ricardo Hernández Diosdado –fue candidato a la Alcaldía de Málaga por el CDS en 1991-, quien hace sólo unos días me envió su crítica de Crónica del Alba, de Ramón J. Sender, quizá el primer libro que leí y mi primer amor.

Cuando me apeo en Vialia con Ricardo, me entero que Jorge Rando, pintor expresionista que da nombre a su museum de Cruz del Molinillo, se lleva el merecido premio Ernest Barlach. Es el primer español que lo recibe y yo me alegro, es un hombre con criterio propio entre tantos gregarios. Dice que «el arte de pintar es para mí el arte de amar», y sé que es verdad porque un cuadro es una dación de vida, de creación. Lo propio hace Rafael Ballesteros en la edición de Etclibros y la Fundación Unicaja con sus poemas (1990-2010), aunque hay varios ballesteros. Conocí al Rafael diputado de PSOE y miembro de la troika Sanjuán-Ballesteros-Linde, acérrimos guerristas hoy disueltos. Aunque, entonces y desde antes, ya escribía sobre los tormentos del alma. También está como un niño con zapatos nuevos el gallego Juan Bello, que ha ganado nuestro Premio Internacional de Poesía Emilio Prados con su Nada extraordinario. Son las pequeñas cosas, recuerdo tantas. Por ejemplo, aquellos versos de Yeats:

"Gorriones del lado que alborotan,
luna brillante y cielos infinitos,
y esa famosa armonía de las hojas
borraban a los hombres con sus gritos.
Floreció una mujer de labios colorados
que era el duelo del mundo en su grandeza,
como Ulises y sus barcos condenados
y Príamo muerto con toda su nobleza.
Surgió, y los clamores que alborotan,
la luna que atraviesa vacíos infinitos,
todos aquellos lamentos de las hojas
componen la figura del hombre y de sus gritos."


cima@cimamalaga.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine