Málaga de un vistazo

Feos y guapos

30.10.2015 | 00:29

Casi todos creemos que «todo tiempo pasado fue mejor». ¡Inocentes! Hagamos un ejercicio de sinceridad: Tengo ante mis ojos una fotografía de un cuadro, de autor desconocido, en el que aparece el rostro de Felipe el Hermoso, archiduque de Austria, rey consorte en la corte de Flandes y, por lo tanto, marido de Juana de Castilla –hija de los muy famosos Reyes Católicos– mal nombrada la Loca, porque la gente, cuando se aburre, pone motes a las criaturitas, sólo porque era espesilla.

Vaya, si en un tiempo en el que las mujeres sólo se bañaban el día de su boda y cuando cumplían la cuarentena de cada uno de sus múltiples partos, si te llaman «guarra» era porque te habías pasado tres pueblos y deberías empezar a pensar en ir cogiendo un estropajo de cuerda y un trozo de jabón del que hacen en las cocinas de Palacio. Pero, si el mote que te adjudicaban, –siendo reina de todo, todo –era el de loca, era evidente que estabas totalmente vendida ante tus enemigos porque esos sarracenos descubrirían su campamento, cercano a Granada, aunque anduviera en Galicia. Y, todo por no pasar por la tina cada Pascua de Resurrección.

Pero, estaba claro que los castellanos eran poco certeros poniendo motes: A Felipe, archiduque de Austria, no le podían llamar «hermoso» ni un ejército de borrachos. Aunque, como todo no iba a ser negativo, con su prominente nariz no necesitaba espadas en las refriegas bélicas.
Y esto me hace corroborar mi teoría: «Con un poco de empeño, hasta un genovés puede descubrir nuevos mundos». Otro guapo. Lo cierto es que no hay meta que no se pueda alcanzar usando un poquito de nuestra inteligencia, mucha no, se gasta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine