Columna del lector

Necrológica por Carlos del Río

30.10.2015 | 05:00

Hace más de 50 años, te cogía en mi regazo como a un hermano pequeño. Hace tanto que te conozco, que sé no te has rendido, aunque tu cuerpo ya no aguantara más. La última vez que te vi, estabas con tu buen humor, con tu sonrisa y con tu cariño, y te nos has ido.

Nos has llevado mil veces a esos recuerdos que teníamos, juntos de cuando éramos unos chiquillos, con los indios, los ciclistas, las meriendas, todo y queriéndome como a un hermano más.

La vida nos llevó por distintos caminos, y hace pocos años nos volvimos a encontrar, y reiniciamos aquella amistad que nos unía, y nos veíamos, y con Coco y Keni, y paseábamos, y charlábamos de todo un poco, y nuestras ´sin´ en el bar, con Lidia –tu encantadora compañera, hoy triste por tu partida– y arreglábamos en cada encuentro un poquito de las tribulaciones de este mundo en el que nos ha tocado vivir.

Te acabas de marchar de nuestro lado, de tu querida Lidia, de tus hermanos, de nosotros tus amigos todos, y espero que allí adonde has ido te reencuentres con los que se nos fueron antes y juntos nos hagáis seguir adelante por el camino menos espinoso de esta vida, y sabrás que todos te llevamos dentro, que tu legado ha sido magnífico porque así lo fuiste siempre, y siempre perdurarás en nuestros recuerdos, en nuestro día a día. Querido amigo, en nosotros quedas, en mí siempre estarás y te llevaré, jamás te olvidaré.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine