Cartas al director

03.11.2015 | 05:00

Accidentes de militares
La muerte de tres militares por accidente en un helicóptero nos obliga a preguntarnos qué pasa en el Ejército, donde esas muertes se repiten. Baste recordar que uno de los muertos había sobrevivido ya a dos accidentes. «Los militares vuelan con chatarras», denuncia el padre de un militar muerto. Los aparatos son reparados con piezas usadas y les faltan elementos esenciales de seguridad.
¿Qué menos que defender a los encargados de defendernos? ¿Cómo es posible que ocurra eso cuando el presupuesto militar, ya elevando, es aprobado sin problemas en el Congreso? y después se dispara, año tras año, de unos 7.000 a 28.000, cuatro veces más? El ministro Morenés, intermediario en el negocio de las armas, debería encontrar modos de mejorar la calidad del armamento y bajar los costes, pero las cifras de muertos y euros muestran todo lo contrario.
Alberto Becerra Montero
Málaga

El enfado del mar
¿Cuántas veces habrán llorado las olas del mar por nosotros? Sí. Allí. Junto a esos abruptos acantilados o esas bellísimas playas de arena, con las que tanto soñamos. El sonido del agua es demasiado armonioso para intuirlo como un llanto. Pero algún mensaje de tristeza nos debe llegar a la orilla desde las abismales e inéditas profundidades marinas. La bondad en el mundo se nos muere irremediablemente. Existía una cuarta parte de ella al otro lado de los océanos, pero la hemos arruinado. Hemos jugado con ella a la ruleta rusa, a cambio de la avaricia y el poder. Ahora, una de las fuerzas más poderosas de la faz de la tierra, siente lástima por nuestra desfachatez y nos puede ajustar las cuentas, en nombre del implacable ritmo biológico de la vida. El mar tiñe sus lágrimas del más puro azul marino por la involución de esos seres, que un día salieron de sus entrañas; pero aún no se sabe sí, hacia la evolución o involución.
Jesús Sánchez-Ajofrín Reverte
Málaga

Universidad coherente
¿No debiera ser noticioso el que la Universidad Rey Juan Carlos mantenga, después de seis meses de «estudio» el doctorado Honoris Causa a Rodrigo Rato, cuando, más de un año de su tan forzada dimisión, con una lamentable coherencia, mantiene intacto el mismo nombre de su institución, indicando con ambos comportamientos qué ejemplos deberían seguir sus alumnos?
Paula Rosales Muñoz
Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine