Cartas al director

04.12.2015 | 02:15

¡No a la guerra!, por Antonio Caparrós Vida
Amadas hermanas y hermanos: considero que el fanatismo religioso que quiere destruirnos por el simple hecho de ser europeo debe ser combatido en defensa propia. Ahora bien no a cualquier precio ni de cualquier manera. Todos nos hemos sentidos franceses recientemente y hemos llorado con ellos. Pero tengamos la cabeza fría. Nuestros «dueños» quieren ir a una guerra en la que ellos pondrán las palabras y nosotros los muertos. En consecuencia: 

– No a una guerra basada en bombardeos sobre poblaciones civiles buscando fanáticos ocultos. Las bases militares de esta gentuza, como es lógico, no deben de ser objetivos fáciles de detectar desde el aire. Que no nos engañen. Las bombas no distinguen entre culpables e inocentes.

– Sí a estrategias encaminadas a liberar a las víctimas de tanto sufrimiento y muerte a través de mecanismos que debiliten los apoyos financieros de los fanáticos denunciando y aislando a sus cómplices, bloquear sus medios cibernéticos propagandísticos, una política de acogida de refugiados que huyen del terror más generosa por parte de Europa, promover un ejército de ocupación árabe que los expulse y restablezca las fronteras existentes antes de la reunión de las Azores con Bush-Blair-Aznar; causantes, en gran medida, de alimentar y permitir el crecimiento del «monstruo». 

– No a una guerra que pudiera permitir la merma de libertades civiles pretextando mayor seguridad. No permitamos más «recortes». ¡Ya está bien!

Valoremos la vida. La muerte es el límite. Existen otros medios. ¡No a la guerra!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine