En corto

Justicia natural

14.12.2015 | 05:00

En algunos prados florecen estos días las margaritas, en las casas se cuelan veloces moscardones y ayer observé un precioso abejorro buscando con desesperación entre las plantas polen y néctar para alimentarse. La naturaleza se muestra particularmente cruel con estas criaturas nacidas de sus desarreglos, engañadas por la bonanza y la temperatura de una falsa primavera de diciembre y condenadas a una vida más efímera que la prevista en su programa. Sólo es más cruel la naturaleza humana, cuando, por ejemplo, hace nacer pollitos de granja en una incubadora y los hace crecer al calor de las bombillas, para decapitarlos una vez lograda la textura de su carne al gusto de consumidor, o cuando aparta la joven res de su madre para engordarla a toda prisa y convertirla en filetes. Coño, bien mirado, que el clima se vengue de nosotros querría decir que la naturaleza además de sabia es justa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine