Tierra de nadie

Titulares

15.12.2015 | 05:00

Creíamos que la economía china estaba hecha polvo, de ahí en parte la situación de la nuestra, cuando leemos en el periódico que da muestras de estabilización. Claro, que hay gente que se estabiliza en la desgracia. Significa que hay desgraciados crónicos. Con la desgracia crónica se puede ir tirando a base de un cóctel diario de medicamentos que te perjudican el hígado. Pero bueno, llegas a la noche, te acuestas y vuelves a levantarte, estabilizado (tal vez estabulado), al día siguiente. Después de todo, los lunes son una enfermedad crónica, como la vida, etc. Tal vez lo que el periodista quiso decir sobre la economía china es que se había estabilizado en la miseria. No lo sé, solo leí el titular. De un tiempo a esta parte solo leo titulares, por experimentar, como el que se quita un mes de Twitter para ver qué pasa. No para ver qué le pasa a Twitter, sino para observar lo que le pasa a él. Yo creo que lo que Rajoy quiere decir, cuando habla de la mejora de nuestra economía, es que se ha estabilizado al modo chino. En otras palabras, que ha logrado convertir en crónica una enfermedad que era mortal. Nos hemos acostumbrado al paro, a los recortes, a los salarios basura, a los bancos de alimentos y a la mendicidad, entre otras patologías. Ya no nos morimos de la pobreza, sino que vivimos con ella. Cada semana, cuando voy al supermercado, un voluntario me entrega una bolsa para que, al tiempo de hacer mi compra, meta en ella un paquete de arroz y una botella de aceite para los pobres. Al principio me parecía algo excepcional. Ahora es un automatismo. A veces me pregunto a quién irá a parar esa bolsa solidaria, pero tal como está todo, y dado que la ruina puede sobrevenirle a uno en cualquier momento, puede que me toque a mí. Por eso meto en ella siempre algún capricho. Estabilidad, en fin, una palabra prestigiada porque no se nos ocurre que el mal también se consolida. La pregunta es si nos hemos quedado así, como estamos ahora, para siempre; si el capitalismo salvaje se ha vuelto crónico, como el sida, y nos tendremos que acostumbrar a vivir con él al modo en que en la economía china se afianzan las diferencias abismales entre ricos y pobres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine