Mi escaño

La transición de Podemos

17.12.2015 | 01:24

El combate de ideas resulta curioso: Mariano Rajoy se revuelve con la reivindicación por delante del legado de Adolfo Suárez, y Pablo Iglesias trata de articular un apoyo electoral con el fenómeno bautizado como segunda transición, sustento de un libro que acaba de presentar bajo el título Una nueva transición, materiales del año del cambio (Akal).

En el atril del mitin, el candidato del PP escancia los años memorables de la UCD y las transformaciones que dieron lugar a la monarquía, a la Constitución de 1978, a la entrada en la OTAN, a la incorporación de la UE y al triunfo democrático frente al 23F. El peso de un pasado más o menos reciente, respetado a lo largo de décadas, se solapa con la actualidad con el objetivo de dar consistencia a un programa donde los herederos de las élites reformistas de los setenta tratan de hacerse con el nicho de los votos centristas, un millonario caudal que no desea estridencias y que temen perder frente al estudiado comedimiento de Ciudadanos.

Los argumentos que Pablo Iglesias despacha en su libro ya los ha desgranado en artículos previos que, a grueso modo, configuran la necesidad de un cambio político para una clase social que se benefició de la transición, pero que a partir de la crisis del 2008 vivió una sacudida que quedó patente en el movimiento de los indignados del 15M.

El candidato de Podemos subraya la urgencia de la segunda transición no desde un proceso revolucionario, sino como una alteración natural encerrada por ahora en la cripta de una modificación constituyente, sótano o tumba cuya apertura no será, obviamente, para el momento de los equilibrios electorales.

Como dice Iglesias, hay países en los que no sucede nada en un período de 15 años, pero de pronto todo se desencadena en una semana. De manera cifrada, habla de un «gran debate social» tras los comicios generales, siempre que sus inversiones den el fruto apetecible. ¿Qué pretende Iglesias? Todavía no lo sé, pero está claro que recurrir a la retórica de la segunda transición le viene muy bien: por un lado, una época, y por otro el escondrijo ideal para un nuevo centrismo (o así lo desea).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine