Perplejidades

Breve diccionario electoral

18.12.2015 | 05:30

A dos días de celebrarse las elecciones generales, también llamadas legislativas en la medida que se elige a los diputados y senadores encargados de hacer las leyes, me tomo la libertad de redactar un pequeño diccionario sobre el significado de algunas de las expresiones relacionadas con ese acontecimiento, y de uso más frecuente. Son las siguientes:

Coalición de perdedores. Según los dirigentes del PP se denomina así a las fuerzas de la mayoría parlamentaria que se coaligan para formar gobierno, impidiendo con ello que lo haga en solitario la minoría más votada. Una conducta éticamente reprobable, sobre todo si favorece en exclusiva a la izquierda.

Pacto de legislatura. Pese a lo expuesto en el apartado anterior, es la solución que el candidato a la presidencia del gobierno por el PP, señor Rajoy, le ha ofrecido al también candidato de Ciudadanos, señor Rivera, para asegurarse durante cuatro años el predominio de una política conservadora, al unir la fuerza de la derecha posfranquista con la que aporta otra derecha más moderna, ultraliberal y telegénica.

Persona decente. Dícese de la condición moral que deben reunir todas las personas que pretendan acceder a la presidencia del Gobierno.

Persona indecente. Lo contrario de lo anterior. Según el candidato socialista, señor Sánchez, el señor Rajoy es un ejemplo (un mal ejemplo, claro) de esa abominable condición.

Ruin, mezquino, miseralbe. Adjetivaciones aplicables a los que imputan la condición de indecente a quien, supuestamente, no la merece.

Partidos emergentes. Aquellos que salen con fuerza desde las profundidades de nuestra sociedad para hacerse visibles en la superficie. Como los submarinos.
Pinta de presidente. Aspecto respetable que, en opinión del candidato del PSOE (pelo bien cortado y siempre con chaqueta), no reúne el candidato de Podemos (pelo en coleta y siempre con camisa).

Hordas pardas. Según un conocido locutor de radio, fuerzas de choque que utiliza la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para intimidar a sus adversarios.

Vieja política. La que practicaron durante años las formaciones del denostado bipartidismo.

Encuestas. Forma de entretener la espera de las elecciones especulando con el resultado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine