Cartas al director

28.12.2015 | 05:00

Obispo pro amor carnal

No sabemos hasta donde vamos a llegar con esa oleada, por no decir tsunami de sexualismo que nos invade. Se esperaba que pronto se recomendaría, o incluso se haría obligatorio el que los esposos católicos  tuvieran hijos por inseminación e in vitro, la mejor manera –fuera de un milagro- de que tuvieran hijos sin que el hombre pecara mirando a su esposa con concupiscencia (Juan Pablo II).

Sin embargo, ahora resulta que el obispo de la caliente Córdoba, en una instrucción cuyo tono levanta el ánimo –por decir lo menos- afirma que la inseminación tiene proceder «del abrazo amoroso de los padres», en una relación personal «como nos lo muestran las personas divinas» (¡!), «y nunca como fruto de un aquelarre químico de laboratorio». Sorprende su conocimiento del amor carnal, aunque no tanto el de los aquelarres y su menosprecio del progreso científico.
Darío Gregoris Nieto. Málaga


Desencantado de la política

Después de tantos años votando hoy me encuentro desencantado de la política, después del 20-D he llegado a la conclusión de que los partidos políticos se han convertido en meras empresas y la política en una profesión, ya que solo piensan en sus intereses propios, y que a los ciudadanos les falta objetividad a la hora de emitir su voto, pues se dejan influir por las siglas más que por sus programas o resultados en mandatos anteriores. Un ejemplo son las últimas elecciones, donde después de muchos años de bipartidismo, este ha sido derrocado por los nuevos partidos, los cuales prometen cambios en la política actual, pues bien ahora el problema según algunos, es que no se fían del mapa político surgido de las urnas y ya hay quien echa de menos el bipartidismo, o el gobierno por decreto por las mayorías absolutas.
En mi opinión el resultado favorece los pactos, y es aquí donde los partidos deben aparcar sus intereses partidistas y llegar a acuerdos para complacer las exigencias de los ciudadanos, pero dudo que eso sea posible en este país donde la política se ha convertido en un negocio y no en un servicio a los ciudadanos como debería ser.
Fernando Guerrero Barrio. Málaga

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine