Artículos de broma

La gran coalición

30.12.2015 | 05:00

El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa propone para España la gran coalición de PP, PSOE y Ciudadanos para que haya gobernabilidad y, quizá, para que le concedan el premio Nobel de la Paz. No es el único partidario de la idea pero es el que mejor la escribe. Que el rival llegue a ser el aliado habla de hasta qué punto sienten amenazado su mundo, acaso el nuestro. La descripción que hace el escritor de la transición y del servicio del bipartidismo a la democracia española se puede, indistintamente, negar y aceptar por completo, depende del tiempo que haya para discutir. No es lo que está en el texto sino lo que no está: las causas que han ido facilitando que, a costa de acumular descontento y de ampliar la exclusión, exista Podemos y tenga su fuerza.

En la franja central de la democracia española, el PP ha logrado que se sienta cómoda junto a conservadores y moderados, una extrema derecha ahora camuflada de liberalismo, mientras que el PSOE no ha hecho más que ir dejando desplazada a su izquierda con una deriva en la que jamás decepcionó cuando se trataba de defraudar.

Destapada la corrupción, que resultó ser bipartidista, millones de personas se encontraron desparramados los cubos de basura de una fiesta en la que no les dejaron entrar y donde se practicaba un juego en el que les tocó perder. Un éxito de las políticas bipartidistas es esta sociedad que deja sin trabajo ni casa, decente o indecente, a mucha gente y que es incapaz de favorecer que los jóvenes emprendan la vida de jóvenes en edad de jóvenes y que las clases medias lo sean en la siguiente generación. La gran coalición es obstinarse en el acierto de este gran fracaso y seguir aumentando a los desplazados de la política. La gran coalición acaba el bipartidismo y empieza la bisección. ¿Qué se puede hacer después de haberse apiñado en la gran coalición para seguir desatendiendo al resto?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine