En corto

Balance y propósito

31.12.2015 | 05:00

El balance de fin de año en España está presidido –como en la Asamblea de la CUP– por el signo del empate, que lo impregna todo. El resultado de las últimas elecciones es un práctico empate entre la derecha y la izquierda. De otro lado los partidos emergentes no han desplazado a los viejos a los que aspiraban a sustituir, pero en cierto modo su avance, y la expectativa de que prosiga, supone también un empate, y de hecho ha dejado bloqueada la situación. En el plano territorial hay empate entre soberanismo y unionismo, sin perspectiva de despejarlo. En la marcha de la economía hay también empate: el PIB crece, y se crea empleo, pero el volumen de la deuda pública, el muy alto paro, la amenaza de nuevos recortes y la fragilidad de la situación en las empresas no permite que se asiente el optimismo. Caramba, el gran propósito para 2016 debería ser la firme voluntad de todos de desempatar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine