La señal

El nuevo viejo mundo que asoma

03.01.2016 | 05:00

Pues ha entrado el año y se representa la misma obra con algunos actores nuevos y parece que alguien deshoja la margarita en el ángulo oscuro de la escena, al fondo a la derecha –y no es De la Torre esta vez-, pero algo ha cambiado. El electorado se ha movido hacia la extrema izquierda, este país es así de sabio, y ahora resulta que no es ETA la que amenaza la estabilidad del sistema –está de vacaciones-, son sus primos catalanes los golpistas que amenazan con la sedición, más las tropas bárbaras del Gran Khan –se escucha el relinchar de los caballos por la Carrera de San Jerónimo y Cibeles–.

Aquí, al sur del sur, frente a las costas bereberes, no son los piratas de enfrente los que en estos primeros años del siglo amenazan nuestras haciendas y libertades. Ahora pagan desde el otro lado del Atlántico los oscuros descendientes de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Ponte Palacios y Blanco mientras el pueblo hace cola en los supermercados vacíos de productos de primera necesidad. Pero, vamos, la culpa la tienen quienes desde dentro les han dejado entrar, que ellos hacen bien su trabajo, son unos profesionales, mientras que los presuntos buenos un desastre, a la vista está.

Más, Terramar incluye a Málaga en sus planes de traer turismo iraní a España. Vuelos chárter conectarán sin escalas Teherán con la capital de la Cota del Sol una vez por semana el próximo verano. Así, Pablo Iglesias podrá ir y venir con más comodidad. Me imagino a los ayatolás en calle Larios.

También se acerca por unos días y desde el Nuevo Mundo, desde San Francisco –aquel de Bernardo de Gálvez y Madrid, I conde de Gálvez y vizconde de Galvestón, héroe de Pensacola y ciudadano honorario de los Estados Unidos de América–, Miguel Cabra Apalategui, diseñador industrial independiente, que trabaja para Ideo, Nestlé, Pepsi, ConAgra€ es designer of things. Alguien tiene una idea/problema y contacta con él y él piensa, investiga, busca, la seasible innovation. Recuerda un pan de pita crujiente, unos bombones de chocolate... Se va a un bar con un ordenador y quizá en poco tiempo el producto está en la calle. Ya se siente algo norteamericano, cómo no, y reconoce que Europa no tiene tanta iniciativa como los USA, pero también€ las chicas no son tan románticas, ni por la calle las personas son igual de afectivas que acá, tienen como algo negativo mostrar sus sentimientos, lo que en siglas en ingles llaman pda.

Ahora nos entretenemos con la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno, aprobada a finales de 2013, aunque solo entró en vigor entonces la parte que corresponde al buen gobierno, y ya lo ven ustedes el buen gobierno. Y después de El Corte Inglés, que le plantó cara a Amazon en el reparto a domicilio en dos horas, le siguen Agapea y Happy Box, dos empresas malagueñas que se alían para este servicio innovador en el comercio y la logística. Agapea son libros, Happy Box ha dado a luz una aplicación móvil para envíos instantáneos de paquetería. Eso es lo que necesitamos, ganas.

Por lo mismo, más de 175 desempleados piden cada mes la capitalización del paro para iniciar una actividad. Es en este marco, entre tanta tecnología, innovación, competitividad y emprendimiento como celebramos un grupo de amigos el día de Navidad, con un almuerzo de chivo de Antequera regado por un excelente Macán, hijo de  dos grandes nombres del mundo del vino, Rothschild y Vega Sicilia. Nos sentamos Cabra de Luna, artista plástico y sin embargo abogado mercantil; Viñas, galerista; y Lebrero, director del Museo Picasso. Estamos rodeados de cuadros por todas partes, junto a la desembocadura del Guadalmedina. Qué diferencia con el cuadro nacional, pienso al irme en busca de don Miguel de Unamuno, que no falla:

"¡Dime qué dices, mar, qué dices, dime! 
Pero no me lo digas; tus cantares 
son, con el coro de tus varios mares, 
una voz sola que cantando gime. 
Ese mero gemido nos redime 
de la letra fatal, y sus pesares, 
bajo el oleaje de nuestros azares, 
el secreto secreto nos oprime. 
La sinrazón de nuestra suerte abona, 
calla la culpa y danos el castigo; 
la vida al que nació no le perdona; 
de esta enorme injusticia sé testigo, 
que así mi canto con tu canto entona, 
y no me digas lo que no te digo".


cima@cimamalaga.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine